Cabeza logo

header ads

El vacío que deja El Chapo

Si Joaquín El Chapo Guzmán volviera a su natal Badiraguato habría fiesta.
El hijo pródigo, fundador del poderoso cártel de drogas que lleva el nombre del estado en que nació, volvería y sería encumbrado nuevamente por los pobladores que lo describen cual si fuera una deidad.
El Chapo fue declarado culpable este martes en Nueva York de los 10 delitos de los que era acusado por liderar un imperio criminal que traficó toneladas de drogas a Estados Unidos durante 25 años. Según las leyes estadounidenses, enfrentará cadena perpetua obligatoria cuando se dé a conocer su sentencia el 25 de junio.
Pero en Badiraguato, la historia es otra.
Se le rinde culto con narcocorridos, fotografías y también con frases que citan al famoso capo de 61 años.
Si volviera, sería un alivio, dicen los pobladores, porque cuando estaba no había pobreza ni violencia. Era, describen, como un territorio con un autogobierno no reconocido y un mandatario dadivoso.
Más información en:

Publicar un comentario

0 Comentarios