Cabeza logo

header ads

Mata a su hijo y finge que se había asfixiado

La PGJ le cayó en la mentira, la madre fue detenida junto con el médico que encubrió el crimen
Alfonso Ponce de León Salgado/Intolerancia
La Procuraduría General de Justicia (PGJ), a través del Ministerio Público de Ciudad Serdán, se tardó poco más de 24 horas en descubrir que un hombre, vecino de la población de Tlachichuca, había estrangulado a su hijo de 2 años de edad y había inventado que el niño se había asfixiado al comer un pedazo de pan.
Consecuencia de estas investigaciones no sólo fue detenido el presunto responsable del crimen, Javier Huerta González, sino también la mamá del menor, Alma Delfina Morales Vázquez, quien además de que no evitó la agresión se quedó callada participando en la mentira; el tercer detenido, éste por encubrimiento, fue el médico Jorge Rodríguez Romero, quien extendió el certificado de defunción.
Tras la impecable investigación el subprocurador de Averiguaciones Previas y Control de Procesos, Rodolfo Igor Archundia Sierra, ofreció una conferencia de prensa con los reporteros de la fuente policiaca para darles a conocer el esclarecimiento de la muerte del pequeño Rayli Javier Huerta Morales, quien tenía 2 años de edad y quien vivía en calle Morelos 408.
Al respecto del crimen por el que el Ministerio Público dio inicio a la averiguación previa 256/2008/CS, Archundia Sierra informó que el Ministerio Público tuvo conocimiento de lo ocurrido cuando familiares cercanos al pequeño Rayli se acercaron al representante social y le dijeron que el niño había sido asesinado y que había confabulación entre sus padres y un médico para ocultar lo ocurrido y hacerlo pasar como un simple accidente.
De inmediato el representante social se apersonó al lugar donde eran velador los restos del menor y ordenó que fueran llevados al anfiteatro del Panteón Municipal donde el médico legista se hizo cargo de la necropsia reportando que el menor había fallecido como consecuencia de una luxación cervical, que le había provocado al mismo tiempo fracturas en la columna vertebral, la causa de su muerte.
Resultó que el jueves pasado Javier Huerta, por alguna razón aún desconocida, tomó del cuello a su hijo y lo apretó durante unos segundos, todo esto lo presenció la madre del niño, Alma Delfina Morales, quien incluso vio que el niño, tras la agresión, caminó solo unos pasos y buscó un lugar para acurrucarse y morir, pese a esto se quedó callada y los dos fueron a ver al médico Jorge Rodríguez, a quien le pidieron que extendiera un certificado médico y éste lo extendió sin tener conocimiento de las causas reales de su muerte.
A la hora de procurar justiciaJavier Huerta González es presunto responsable del delito de homicidio en grado de parentesco, un delito grave, además de que fue éste quien infringió directamente la agresión. Este delito tiene una pena de 50 años de prisión.
Alma Delfina Morales Vázquez es presunta responsable del delito de homicidio en grado de parentesco porque, si bien no infringió la agresión, no hizo nada para evitarlo, habiendo estado en posibilidad de hacerlo, además de que participó en el fallido plan para encubrir el crimen.
El doctor Jorge Rodríguez Romero es presunto responsable del delito de encubrimiento, ya que extendió un certificado médico donde decía que la causa de la muerte de Rayli Javier Huerta Morales, de 2 años de edad, había sido como consecuencia de una muerte súbita de lactante, sin dar aviso a las autoridades. Los tres fueron consignados ante las autoridades penales correspondientes.

Publicar un comentario

0 Comentarios