Cabeza logo

header ads

Inocente en cárcel sin culpa rompe récord mundial

La ineficiencia y falta de una justicia pronta y expedita es el proceso que tiene recluidos en prisión preventiva a Daniel García y Reyes Alpizar quienes cumplieron 17 años en prisión, sin que las autoridades les hayan dictado sentencia, por un delito que presumiblemente no cometieron.

El 25 de febrero de 2002, Daniel García Reyes fue privado de su libertad cuando se dirigía a casa de su padre; dos hombres lo interceptaron a bordo de un vehículo particular, y le informaron que solicitaban su presencia en la Subprocuraduría de Justicia de Tlalnepantla, Estado de México, para declarar por un homicidio. Tras 14 horas de detención e incomunicación, le notificaron que había una orden de arraigo en su contra por 30 días. Exactamente ocho meses después de la detención de Daniel García, el 25 de octubre de 2002, Reyes Alpízar también fue detenido, cuando esperaba un camión para ir a su domicilio. El hombre fue trasladado a la Subprocuraduría de Tlalnepantla, donde lo torturaron física y psicológicamente y posteriormente fue arraigado. Ambos fueron acusados de cometer homicidio en contra de una regidora de Atizapán de Zaragoza, Estado de México.

Tras 17 años de encarcelamiento sin sentencia, aunque la Constitución establece que la prisión preventiva en ningún caso puede ser superior a dos años, se espera que el gobierno del Estado de México atienda este asunto.

En el año de 2017 organismos internacionales como la Comisión Internacional de Derechos Humanos (CIDH), la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y el Instituto de Justicia Procesal Penal se han pronunciado contra esta medida, que consideran una “privación de la libertad de carácter arbitrario”, las autoridades continúan sin liberarlos y sin aclarar su situación legal.

Publicar un comentario

0 Comentarios