Cabeza logo

header ads

Funcionario de PEMEX vinculado a Odebrecht

Funcionario de Pemex vinculado al caso Odebrecht es el encargado del proyecto de refinería de Dos Bocas. El ingeniero Leonardo Cornejo Serrano, subdirector de Proyectos de Pemex Transformación Industrial (PTI), participó en el proceso de adjudicación directa de por lo menos 1 de los 4 contratos otorgados a la empresa Odebrecht que son investigados por la Fiscalía General.

25 de febrero de 2019
Un funcionario de Petróleos Mexicanos (Pemex) podría tener un presunto vínculo con el caso Odebrecht, es el encargado del proyecto de la refinería de Dos Bocas en Tabasco.en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, trascendió este día en medios de comunicación nacionales.

El ingeniero Leonardo Cornejo Serrano, subdirector de Proyectos de Pemex Transformación Industrial (PTI), participó en el proceso de adjudicación directa de al menos 1 de los 4 contratos otorgados a la empresa Odebrecht que aún son investigados por la Fiscalía General de la República (FGR) y la Secretaria de la Función Pública, por presuntos actos de corrupción. Aún cuando no hay una resolución firme el pasado 23 de enero de 2019, recibió —tras una petición de la secretaria de Energía, Rocío Nahle, y de una instrucción del director de Pemex, Octavio Romero—, un oficio firmado por el director general de PTI, Miguel Breceda, para iniciar las actividades en “atención de los proyectos” que incluyen a la refinería de Dos Bocas y a las “rehabilitaciones necesarias para el Sistema Nacional de Refinación”.

Un día antes de esta petición, el 22 de enero, el presidente López Obrador declaró que en su gobierno no serían “contratados quienes tengan malos antecedentes” de corrupción:
"Hay muchos obstáculos, problemas, pero vamos a brincar todos los obstáculos y vamos a enfrentar todos los problemas. Y lo vamos a lograr porque tenemos ya un buen diagnóstico del mal que más afecta a los mexicanos. ¿Cuál es ese mal que más afecta a los mexicanos?, ¿cuál es esa enfermedad, ese cáncer? La corrupción. Y vamos a acabar con la corrupción: Cero corrupción y cero impunidad. Es relativamente sencillo de explicar, hay presupuesto, pero se quedaba el presupuesto, que es dinero del pueblo, arriba; se quedaba en unas cuantas manos, se lo robaban y al pueblo sólo le entregaban migajas. La mayor parte del presupuesto se consumía en el mismo gobierno. Ahora, como no va a haber corrupción, vamos a ahorrarnos todo ese dinero y todo lo que logremos por el combate a la corrupción, por la austeridad, acabando los lujos en el gobierno."
La refinería de Dos Bocas es el proyecto de infraestructura energética es uno de los que desarrollará el gobierno de López Obrador, en virtud de que con su operación se busca reducir las importaciones de combustible y refinar 340 mil barriles de crudo cada día.



Mediante el oficio DGTRI-24-2019, fechado el 23 de enero de 2019, el director de PTI, Miguel Breceda, solicitó al Ingeniero Leonardo Cornejo que:
en línea con la petición expresa de la C. Secretaria de Energía, Ing. Norma Rocío Nahle García y en atención a las instrucciones giradas por el Ing. Octavio Romero Oropeza, Director General de Petróleos Mexicanos… (...) se disponga prioritariamente a la atención de los proyectos relacionados con la Refinería de Dos Bocas, Tabasco, e igualmente a aquellos relacionados con el programa de rehabilitaciones necesarios para el Sistema Nacional de Refinación”.
La petición de Rocío Nahle, en tanto, se realizó el 21 de enero de 2018, cuando solicitó al director de Pemex, Octavio Romero, en el oficio SENER.100/2019/041, agilizar los trabajos relacionados con la refinería de Dos Bocas. Para ello, la secretaria pidió que dispusiera del área que encabeza el subdirector de proyectos Leonardo Cornejo Serrano.

En cuanto al presunto vínculo de Leonardo Cornejo Serrano con la investigación que realiza la FGR, sobre el caso Odebrecht. La Sener respondió que si bien la secretaria Rocío Nahle “solicitó que para los trabajos relacionados al proyecto de DOS BOCAS se disponga del personal de la subdirección de proyectos (de Pemex)”, esto no establecía “ningún encargo nuevo” para el “Ingeniero Leonardo Cornejo Serrano”.

Añadió que “siguiendo con puntualidad las instrucciones del presidente Andrés Manuel López Obrador, cualquier funcionario involucrado en actos de corrupción no podrá trabajar en la estructura de gobierno en los programas de trabajo que emanen del gobierno de México”.

Los contratos investigados
El 25 de enero de 2017, la Procuraduría General de la República —hoy FGR— inició la investigación sobre la entrega de sobornos a funcionarios de Pemex por parte de la empresa Odebrecht. En donde en el contrato por aprovechamiento de aguas residuales en la refinería de Tula, realizado en febrero de 2014, el mencionado funcionario fue el responsable de elaborar tanto el proyecto de modelo económico, como el documento para justificar la adjudicación directa que exceptuó que dicho contrato se entregara tras una licitación pública. Este funcionario también participó en la sesión del Consejo Administrativo de Pemex en la que se aprobó el contrato.

La adjudicación directa que justificó Cornejo Serrado fue revisada por la Auditoría Superior de la Federación (ASF); el organismo concluyó que se trató de un proceso poco transparente que benefició a Odebrecht, y que derivó en un contrato que generó un daño patrimonial superior a los 2 mil millones de pesos.

Este contrato por aprovechamiento de aguas residuales en la refinería de Tula fue publicado por Pemex el 2 de noviembre de 2017, cuando la petrolera dio a conocer que por ese y otros tres contratos con Odebrecht había presentado una denuncia penal ante la PGR, que se habían iniciado ocho procesos sancionatorios dentro de la empresa, y que como parte de la investigación se citaría a declarar a diversos funcionarios, aunque no mencionó nombres de los involucrados.

La Auditoría Superior de la Federación detectó que Petróleos Mexicanos (Pemex) realizó en 2016, presuntos pagos irregulares por más de 950 millones de pesos a la empresa constructora Odebrecht, para realizar obras en la Refinería Miguel Hidalgo en Tula, Hidalgo. La compañía brasileña obtuvo ese contrato durante la gestión de Emilio Lozoya Austin.

Los posibles pagos irregulares de los que se vio beneficiada Odebrecht se derivan de sobrecostos de hasta 300% en materiales y mano de obra facilitados por la falta de competencia, ya que la empresa recibió este y otros contratos por adjudicación directa.

El informe de resultados de la ASF muestra que Pemex Transformación Industrial benefició con al menos tres contratos a la compañía Constructora Norberto Odebrecht entre 2013 y 2015 (aunque en 2016 se continuaron haciendo pagos). Dos de estos contratos están relacionados con obras en la refinería Miguel Hidalgo de Tula y uno más en Salamanca.

De estos contratos solamente uno, el número PXR-OP-SILN-SPR-CPMAC-A-4-14 cuyo concepto es “Acondicionamiento del sitio, movimiento de tierras y conformación de plataformas para el proyecto de Aprovechamiento de Residuales en la Refinería Miguel Hidalgo” está concluido, aunque con una inversión 60% por arriba del monto original. El contrato era por mil 436 millones de pesos, pero Pemex terminó pagando más de dos mil 315 millones de pesos.

Los otros dos contratos, cuyo valor conjunto supera los 3 mil 500 millones de pesos están suspendidos por falta de presupuesto.

Estas contrataciones las realizó Pemex Transformación industrial vía adjudicación directa, es decir sin competencia, con el argumento de que era necesario hacerlo para acelerar los trabajos y garantizar el buen funcionamiento de las refinerías.

“En términos generales, Pemex Transformación Industrial no cumplió las disposiciones legales y normativas aplicables en la adjudicación de estos contratos”, concluyeron los auditores.

Los pagos irregulares
Las irregularidades detectadas por los auditores se centran en el único de los tres contratos ya finiquitado, el de obras para el aprovechamiento de aguas residuales en la Refinería Miguel Hidalgo de Tula. En total se detectaron ocho distintos tipos de anomalías de acuerdo con el informe de resultados.

El principal fraude reportado, por un monto de poco más de 707 millones de pesos, fue por los “pagos en exceso” que realizó Pemex por 13 conceptos distintos relacionados con la obra que se le dio a Odebrecht vía adjudicación directa. Los auditores detectaron esto cuando compararon lo que Odebrecht cobró respecto a lo que otra empresa mexicana recibió por un contrato distinto que ganó vía licitación pública.

El resultado: exactamente por los mismos conceptos la empresa brasileña percibió pagos con sobrecostos de 60 hasta 300% en comparación con lo que reportó la empresa mexicana.

“Se constató que los precios unitarios contratados fueron altos, debido a que en su integración se consideraron costos fuera de mercado y rendimientos bajos de los insumo”, señalaron los auditores.

Utilizando esta misma metodología los auditores encontraron más anomalías: herramientas con sobrecosto por 13 millones 639 mil pesos; pagos en exceso por un millón 287 mil pesos relacionados con una malla galvanizada y por 79 millones 164 mil pesos relacionados con extracción y traslado de agua, entre otros.

Los auditores detectaron además pagos irregulares por casi 140 millones de pesos relacionados con el sobrecosto que tuvo este contrato.

El informe añade que Pemex, al haber incurrido en todas estas irregularidades “no garantizó la obtención de las mejores condiciones disponibles en cuanto a precio, financiamiento, oportunidad y demás circunstancias pertinentes para el Estado, ni administró con eficiencia, eficacia, economía, transparencia y honradez los recursos públicos asignados para el proyecto”.

Obras inconclusas
Los otros dos contratos que Odebrecht obtuvo también por adjudicación directa están suspendidos, el argumento de Pemex es la falta de presupuesto.

Uno de ellos es el número DCPA-SO-SILN-SPR-GPAC-A-4-14 por obras para la conversión de aguas residuales en la Refinería de Salamanca por un monto de mil 746 millones de pesos, de los cuales ya fueron pagados más de 400 millones de pesos. Las obras están suspendidas desde el 14 de marzo de 2016.

El otro es el contrato DCPA-OP-GCP-DGTRI-A-3- 15, cuyo objeto es la “Construcción de accesos y obras externas para el proyecto de aprovechamiento de residuales para la Refinería Miguel Hidalgo”. El monto del mismo asciende a mil 800 millones de pesos de los cuales más de 400 millones fueron pagados en 2016. Pero este contrato está suspendido desde el 7 de marzo de 2016.

Por ejemplo, en el caso de las obras externas en la Refinería Miguel Hidalgo se han identificado posibles sobrecostos que ascienden a los 229 millones de pesos.

Y en el caso del contrato en la Refinería de Salamanca se identificaron posibles pagos en exceso por un monto de 52 millones de pesos en mano de obra que están a la espera de aclaración.






En la Fiscalía General de la República no puede proporcionar información en virtud de que aún la investigación sigue abierta.



Publicar un comentario

0 Comentarios