jueves, 10 de enero de 2019

Con Peña también hubo desabasto pero...



El 2019 arrancó con el desabasto de gasolina en ocho estados de México. Filas de hasta dos kilómetros de automóviles a la espera de cargar gasolina, con conductores que pasan las noches en sus autos para asegurar un espacio en las gasolineras, así es el escenario en diferentes lugares del país ante un desabasto, producto de la lucha del Gobierno de AMLO contra el huachicol.

Todo el problema se deriva a un plan del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador para combatir las redes de robo de combustible creadas en las últimas décadas y en las que según el nuevo gobierno participan empleados de Pemex.

Expertos aseguran que esta lucha era necesaria pues según datos oficiales, el robo de combustibles le provoca al Estado pérdidas por mas de tres mil millones de dólares (80 mil millones de pesos al año).

Ante este escenario, no hubo de otra mas que cerrar las válvulas de al menos cuatro de los 13 oleoductos de Petróleos Mexicanos (Pemex) con el objetivo de evitar que las bandas de “huachicoleros” extrajeran gasolina de los ductos. Pero esto trajo consigo el corte total al suministro de decenas de ciudades en los estados de México, Michoacán, Guanajuato, Aguascalientes, Jalisco, Querétaro y Tamaulipas.

El presidente López Obrador asegura que antes de aplicar el plan, el promedio de robo de pipas era de 787 al día, cifra que ha disminuido a un promedio de 177 pipas diarias. Según el presidente, eso ha significado un ahorro de dos mil 500 millones de pesos. Desde que iniciamos el plan se han robado ocho mil 540 pipas menos. Si se colocaran las pipas una tras otra son como 80 kilómetros de pipas las que ya no se han robado.


 El desabasto con Peña Nieto

Aunque la molestia por el desabasto es con la actual administración, es bueno recordar que esta no es la primera vez que pasa algo así en el país. Hace apenas dos años, cuando el país estaba gobernado por el PRI de la mano del expresidente Enrique Peña Nieto, México vivía una autentica encrucijada por el desabasto de gasolina no en ocho estados como ahora, mas bien en 13.

Fue el 26 de diciembre de 2016 cuando Petróleos Mexicanos (Pemex), aclaró a los mexicanos, también molestos, que el problema de abastecimiento de combustible era provocado por la presencia de tomas clandestinas de los huachicoleros. En ese entonces Pemex explicó que la disminución de la presión en la red de distribución de combustible era lo que provocaba que de manera automática se cerraran las válvulas.

El escenario en ese momento era muy similar al que vivimos hoy en día. Un ejemplo es Michoacán, un estado que en 2016 tenía sólo una de cada cinco gasolineras abiertas haciendo que los automovilistas hicieran fila de hasta una hora para tener un poco de combustible.

En otros estados, como Aguascalientes, Guanajuato, Zacatecas, Oaxaca, Chihuahua, Guerrero, Morelos, Jalisco, Puebla, Tlaxcala, Durango y San Luis Potosí también hubo caos por el desabasto de combustibles. Era común ver como en las estaciones había largas filas de vehículos, mientras que en otras se racionaba la venta al cerrar los dispensarios por varias horas.

En ese ya lejano y olvidado 2016 los problemas del desabasto se dieron por cuestiones como aumento en la demanda, baja en la producción de Pemex, fallas en los ductos, falta de pipas, especulación por los precios, tomas clandestinas y claro, el trato discriminatorio por parte de Pemex hacia estaciones de servicio. ¿Te suena familiar?


No hay comentarios:

Publicar un comentario