viernes, 30 de noviembre de 2018

RMV manchó la elección

La versión de supuestas presiones que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador ejerce hacia el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federal (TEPJF), es parte de la estrategia que Rafael Moreno Valle utiliza para manipular el proceso de impugnación del resultado de la elección a gobernador, sentenció Luis Miguel Barbosa Huerta.

En víspera de que la Sala Superior del TEPJF resuelva los juicios presentados por Morena y Barbosa Huerta, el ex senador reiteró que no habrá injerencia de López Obrador en la definición del caso Puebla, y confió en que la decisión de los magistrados será de tipo jurídico y no política.

Barbosa Huerta sostuvo que mientras se intenta generar la percepción de una manipulación por parte del gobierno de López Obrador, los mismos personajes del PAN que ejercieron presiones para al caso Monterrey están operando a favor de Moreno Valle.

“Hay mucha presión, muchos expertos en la manipulación de la voluntad de los que integran la justicia electoral están caminando por los pasillos; los mismos que caminaron por el expediente del PAN en el caso Monterrey son los mismos que están en este caso. Espero la solidez del tribunal; espero de manera no confiada, pero con convicción, la anulación de la elección”.

“(Los críticos de López Obrador) forman parte de la estrategia de Moreno Valle para manipular ellos el proceso (…) en México se pretende ensuciar la justicia electoral o todo tipo de justicia (…) esos que están diciendo, ésos son los que quieren ayudar al ambiente por medio del cual Moreno Valle se quede por medio de la gubernatura (…) te puedo decir datos de cómo están queriendo ensuciar, cómo están queriendo manipular las cosas. Por respeto al tribunal no lo digo. Voy a mantener íntegro, sin decir muchas cosas que se dicen. Ellos no tiene límites”.

El periodista Salvador García Soto reveló hace dos semanas que operadores del ex senador Roberto Gil Zuarth emprendieron una estrategia de sobornos hacia los magistrados de la Sala Superior, para frenar la anulación de la elección a la presidencia municipal de Monterrey, en la cual se declaró, el 1 de julio,  como ganador al panista Felipe de Jesús Cantú.

Pese a que el resultado favoreció al PAN, los magistrados del TEPJF determinaron anular los comicios debido a que se demostró que se rompió la cadena de custodia de los paquetes electorales, argumento que también Morena y Barbosa plantean para el caso Puebla.

La Sala Superior del TEPJF tiene como fecha límite para resolver las impugnaciones el próximo 14 de diciembre, día en el que Antonio Gali Fayad concluye su gestión de 20 meses al frente del Poder Ejecutivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario