jueves, 13 de septiembre de 2018

Huachicol provoca emergencia en Puebla

 Miércoles, Septiembre 12, 2018
Una fuga de gas LP, producto de una toma clandestina que supuestamente fue sellada en agosto pasado, obligó la madrugada de este miércoles al desalojo de al menos 1 mil 200 familias de nueve colonias de la capital, 180 pacientes del Hospital del Norte de Puebla y provocó la suspensión de clases en 95 escuelas.

El gobernador Antonio Gali Fayad aseguró que los responsables del robo del carburante en las inmediaciones de la unidad habitacional Villa Frontera estarían a punto de ser identificados, ya que las cámaras de seguridad del C5 detectaron los vehículos en los que se trasladaron, por lo que la Fiscalía General del Estado ya inició una investigación.

Aunque la toma fue sellada y la circulación vehicular reabierta en el Camino a Tlaltepango que cruza la zona, el Centro Universitario para la Prevención de Desastres Regionales(Cupreder) de la BUAP estimó necesario que los vecinos no regresen a sus casas hasta que los expertos hayan comprobado la ausencia de gas con riesgo de explosividad.

Cabe señalar que de 2012 a la fecha el robo de gas en el estado de Puebla registra un aumento de 1 mil 120 por ciento, según cifras de Petróleos Mexicanos.



Amargo despertar

Habitantes de la zona de la 5 norte y el camino a Tlaltepango fueron sorprendidos hacia las 4:00 de la madrugada de este miércoles con el olor y neblina que produjo la fuga en una toma de gas realizada en la parte trasera de la Plaza Frontera, a la altura de la 104 poniente.

Hacia las 5:00 horas algunos de ellos comenzaron a evacuar poco a poco sus viviendas, aunque señalaron que no fueron dirigidos por ninguna autoridad.

El desalojo se produjo en la unidad Villa Frontera, Villas San Gregorio, Camino a Tlaltepango, San Pedro, Revolución Mexicana, Villas del Marqués, Venustiano Carranza, Jorge Murad, la Central de Abasto y el Hospital General del Norte, que se ubica en la parte sur de la autopista México-Puebla.

A la zona llegaron después elementos de la Policía Municipal, Estatal, Protección Civil para coordinar el desalojo y acordonar la zona de mayor riesgo.

Fue hasta casi las 8 de la mañana cuando personal de Petróleos Mexicanos confirmó que la fuga obedeció a una toma clandestina en el ducto Cactus-Guadalajara que pasa por la zona norte de la ciudad de Puebla e indicó que presentaría una denuncia ante el Ministerio Público.

En ese mismo sitio elementos del Ejército Mexicano encontraron el 23 de agosto una camioneta con bidones cargados de combustible robado, tras una balacera y persecución de presuntos huachicoleros. Se informó que se detectó en el predio una toma clandestina que fue sellada.

Sacan a hospitalizados y suspenden clases

Del Hospital del Norte fueron evacuados 180 pacientes y canalizados a los Hospitales Generales del Sur, de Cholula, de Atlixco y Huejotzingo; mientras que los servicios de consultas, análisis clínicos o cirugías serán reprogramados.

La Secretaría de Educación Pública suspendió labores en 95 plantes tanto del turno matutino como vespertino, entre preescolares, primarias, secundarias y un bachiller, sin embargo las actividades ya se reestablecerán para este jueves 13 de septiembre.

Regreso paulatino y advierten riesgo

Fue al filo del mediodía cuando se permitió el regreso de los vecinos a sus casas, y sólo se les pidió que mantuvieran apagados calentadores, estufas, y abrieran ventanas en caso de mantenerse el olor a gas.

Agua de Puebla revisó el sistema de drenaje, colectores y pozos de visita en la zona para registrar los niveles de explosividad, mientras que se reestableció el suministro de energía eléctrica.

El Centro Universitario de Prevención de Desastres señaló que la población de la zona se mantiene vulnerable, debido a diversos factores.

Refirió que la contingencia tiene su origen en la expansión de asentamientos humanos irregulares advertidos con o sin permiso de las autoridades correspondientes. “No ha cesado el cambio de uso de suelo, permisos y autorizaciones que detonan el crecimiento urbano sobre ductos ya existentes y la ocupación de zonas no aptas para viviendas”.

Expuso que en los últimos siete años se ha acelerado vertiginosamente el robo de combustible,  incluso dentro de las zonas urbanas, como fue este caso de la extracción u ordeña del ducto ubicado en camino a Tlaltepango y Villa Frontera.

Cuestionó los insuficientes mecanismos de prevención por parte de Protección civil en este tema, la falta de presupuesto y recursos, así como de la comprensión del fenómeno lo que hace más compleja la capacidad de respuesta y operatividad ante una emergencia de este tipo.

“La falta de acción por parte de los gobiernos estatal y municipal en el tema de robo de hidrocarburos y de gas L.P. mantiene vulnerable a la población que está asentada dentro de esta zona ya identificada como de robo. Este fenómeno ha permitido el asentamiento de grupos delictivos que operan y manejan esta actividad ilícita”, detalló.

Recomendó la pronta intervención de las autoridades así como la revisión de los instrumentos de planeación y prevención existentes en el municipio de Puebla y su zona metropolitana, ya que al no remediarse esta situación los poblanos quedan expuestos a un fenómeno recurrente.

Con información de e-consulta

No hay comentarios:

Publicar un comentario