martes, 28 de agosto de 2018

Redes familiares del poder judicial

Un total de 462 empleados del Sexto Circuito del Poder Judicial de la Federación (PJF), con sede en Puebla, colocaron en distintos puestos de trabajo a 737 familiares, cifra que coloca al estado entre las tres entidades del país con más casos de ese tipo.

Así lo revela el informe “El déficit meritocrático” que elaboró el investigador Julio Ríos y que impulsó la organización Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), sobre las redes de nepotismo que hay en el PJF.

En el reporte, que es una segunda versión de una investigación presentada en 2017, se advierte que “la contratación de familiares sin los filtros adecuados puede tener efectos negativos en la impartición de justicia”, como interferir en los casos y en el sentido de las sentencias, generar favores y complicidades, y menoscabar la motivación de quienes ven que las relaciones determinan el desarrollo profesional.

La investigación se realizó con base en otro trabajo realizado por Felipe Borrego Estrada, con documentos del propio Poder Judicial federal, entrevistas, así como una encuesta elaborada por la organización internacional World Justice Project.

Tejen red de familiares en Puebla  

De acuerdo con el reporte, en el Sexto Circuito que se encuentra en Puebla hay 424 empleados de niveles inferiores que tienen a 649 familiares trabajando en el Poder Judicial.

De esta cifra hay un funcionario que colocó hasta 12 de sus cercanos, dos más tienen a seis, cuatro a cinco, 18 a cuatro, 30 a 3, 74 a dos, y otros 295 cuentan con sólo un familiar enrolado en la estructura del PJF.

Por otra parte, la investigación ubicó a 38 jueces de distrito y magistrados que consiguieron puestos de trabajo para 88 familiares.

Del total, uno de ellos amarró hasta 12 puestos, dos tienen a cinco personas laborando, seis a cuatro, tres cuentan con tres, siete con dos y 19 con uno.

 En el caso de los servidores de niveles inferiores, Puebla ocupa la segunda posición con más casos en el país después de Nuevo León, en donde hay 570 empleados con 1 mil 197 integrantes de sus familias trabajando en el PJF.

En cuanto a los jueces y magistrados, la entidad poblana es la tercera con más registros, después de Nuevo León, en donde hay 41 funcionarios con 96 titulares y Jalisco con 55 y 136 casos, respectivamente.

Entró por un familiar el 30% de los trabajadores

Según la investigación, se estima que el 30 por ciento del total de los empleados que hay en el estado llegó al Poder Judicial por un familiar.

En “El déficit meritocrático” se separan las relaciones familiares que hay en el sistema judicial del país en “endogámicas” y de “intercambio”. Las primeras se refieren a puestos de trabajo que se buscaron para familiares en una nueva jurisdicción, y las segundas a cargos que se intercambian entre empleados de una misma o de diferente área.

En el caso de Puebla, se identificaron 60 casos de la primera categoría y de la segunda sumaron 105.

De acuerdo con los resultados, se identificaron 283 relaciones de consanguinidad (familiares de sangre) y 102 de afinidad, como esposas, parejas, cuñados, consuegros o concuños.

“Nepotismo impera en Puebla”

Mexicanos Contra la Corrupción sostuvo que el “nepotismo impera en Puebla”, pues el 48 por ciento de los familiares de jueces y magistrados tienen cargos de carrera judicial, que deberían ser concursados y otorgados por méritos académicos.

Sin embargo, entre 1995 y 2016 el 87 por ciento de los concursos fueron a convocatoria cerrada (en las que sólo podían inscribirse personas que ya laboran en el Poder Judicial), excluyendo a profesores, académicos y abogados litigantes.


La mitad de jueces federales en Puebla mete a familia en nómina

Al menos la mitad de los 66 jueces y magistrados del Sexto Circuito del Poder Judicial de la Federación (PJF), con sede en Puebla, metió a trabajar con ellos a sus parejas o exparejas, padres, hijos y hasta suegras.

Así lo expone el informe “El poder familiar de la federación”, que elaboró la agrupación ciudadana Mexicanos contra la Impunidad y la Corrupción.

A nivel nacional, al menos 500 jueces y magistrados tienen trabajando en tribunales y juzgados de su adscripción o de otras regiones, a esposas, hijos, papás, sobrinos, tíos, cuñados y hasta suegras.

Estos funcionarios tienen facultades para nombrar y remover a los empleados de los Tribunales de Circuito y de los Juzgados de Distrito, según establece el artículo 97 de la Constitución, beneficio que les fue concedido para garantizar su autonomía, pero éstos lo han desvirtuado con nombramientos discrecionales para parientes, según se indica en el documento.

Magistrados y jueces se despachan con 13 puestos en promedio

La organización no gubernamental explicó que no están disponibles los nombres de los funcionarios del Poder Judicial federal adscritos a Puebla que incurren en nepotismo, pues elaboraron el informe con base en las claves con las que éstos están adscritos.

No obstante, en el documento se indica que de los 66 jueces y magistrados federales que hay en la entidad, entre 34 y 36 –la mitad- otorgaron 450 puestos a familiares o parejas sentimentales, lo que representa un promedio de 13 cargos por cada servidor encargado de impartir justicia.

En el Sexto Circuito del PJF hay 1 mil 445 empleados, por lo que los 450 cargos ocupados por los conocidos de los funcionarios, equivalen al 31.14 por ciento del total.

Según la información presentada, destacan 11 casos relacionados con parejas o exparejas sentimentales, 13 son padres de los funcionarios, otros nueve son hermanos y tres tienen a sus hijos.

Los datos presentados por Mexicanos Contra la Corrupción señalan que Puebla es la cuarta entidad del país con más empleados del PJF, después de Nuevo León en donde hay 1 mil 490, Baja California con 1 mil 705 y Jalisco con 2 mil 953.

Magistrado de Durango labora con su familia completa

De acuerdo con el diagnóstico, casi la mitad de los jueces y magistrados federales tienen parientes en el Poder Judicial; de 1 mil 31 plazas revisadas en 31 circuitos, 501 tienen familiares, lo que representa el 48.6 por ciento.

Uno de los casos extremos identificados por la agrupación corresponde a un magistrado de Circuito de Durango, que integró a 17 miembros de su familia, entre hijos, hermanos, concuños, cuñadas, primos y sobrinos en puestos administrativos, como actuarios, secretarios de tribunal y juzgado, asesor jurídico y analista especializado.

El tercer circuito, que corresponde a Jalisco, ocupa el primer lugar nacional en contratar a los hijos de jueces y magistrados. En ese circuito hay 33 juzgadores que tienen trabajando a 54 de sus vástagos.

Por mencionar algunos ejemplos: con uno de los magistrados de circuito laboran sus 4 hijos. Uno de ellos es oficial administrativo, dos más son secretarios de tribunal y otro de juzgado.

El informe no incluye el primer circuito, correspondiente a la Ciudad de México, debido a que los responsables del estudio no pudieron obtener información. Tampoco fue posible conseguir datos en los órganos jurisdiccionales de Nezahualcóyotl y Naucalpan.

Para consultar la lista de magistrados y jueces del Sexto Circuito del PJF visite el link: http://www.cjf.gob.mx/DIrectorios/OJintcirc.aspx?cir=6

Las ilustraciones son de Mexicanos contra la corrupción y la impunidad.

Ex parejas y familiares de 500 jueces tienen plazas en el Poder Judicial
Hijos, parejas, papás, sobrinos, tíos, cuñados y hasta suegras de al menos 500 jueces y magistrados ocupan plazas en tribunales y juzgados de su adscripción o de otros, revela un estudio realizado en 31 estados, que fue entregado al Consejo de la Judicatura Federal (CJF) y a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

En el reporte elaborado por la organización “Mexicanos contra la corrupción y la impunidad” se enlistan los datos de 112 jueces y magistrados que habrían utilizado sus facultades para conseguir empleo a su esposa o pareja, 180 a sus hijos, 136 a sus hermanos y 27 a sus papás.

El estudio revela que hay, además, otros 7 mil 148 servidores públicos del Poder Judicial que comparten espacio laboral con sus parientes.

Aunque se identifica a cada juzgador y empleado por su número de expediente, el estudio no proporciona sus nombres.

Desvirtúan facultad constitucional
Los jueces y magistrados tienen facultades para nombrar y remover a los funcionarios y empleados de los Tribunales de Circuito y de los Juzgados de Distrito, según establece el artículo 97 de la Constitución.

Esa disposición legal fue concebida para garantizar la autonomía de los jueces, pero ha sido desvirtuada para el nombramiento discrecional de parientes, como evidencia el estudio elaborado por el consejero de la Judicatura, Felipe Borrego Estrada.

“No sólo los magistrados de circuito y jueces de distrito logran generar redes clientelares haciendo mal uso de esta atribución. Los números muestran que muchos secretarios, actuarios, oficiales y administrativos poseen familiares en el mismo circuito y en otros. Claramente influyen en la designación, y lo hacen sin que sea posible incoarles (iniciarles proceso o expediente) ningún tipo de responsabilidad”, advierte el estudio, del que Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) posee una copia.

El estudio asienta que se ha dado la multiplicación de “redes clientelares” dentro de los órganos jurisdiccionales, o bien con cruzamientos y “enroques” entre los diversos circuitos.

En la práctica, ha ocurrido que los juzgadores intercambian empleos para sus familiares con colegas de otros circuitos, quienes corresponden en forma recíproca.

Un magistrado con 17 parientes
En el estudio se exponen casos extremos, como el de un magistrado del circuito correspondiente a Durango, que integró a 17 miembros de su familia, entre hijos, hermanos, concuños, cuñadas, primos y sobrinos en puestos administrativos, como actuarios, secretarios de tribunal y juzgado, asesor jurídico y analista especializado.

Otros dos magistrados de San Luis Potosí y de Baja California tienen 11 parientes cada uno.

Los datos de este estudio fueron recopilados por el consejero Felipe Borrego Estrada en visitas realizadas del 28 de enero de 2016 al 31 de enero de 2017 en 31 circuitos del País, y según se dice la información recabada fue corroborada con información del CJF.

El informe no incluye el primer circuito, correspondiente a la Ciudad de México, debido a que los responsables del estudio no pudieron obtener información. Tampoco fue posible conseguir datos en los órganos jurisdiccionales de Nezahualcóyotl y Naucalpan, correspondientes






No hay comentarios:

Publicar un comentario