sábado, 18 de marzo de 2017

Las Serpientes: La fuerza real del Yunque

2017-03-17 | Las Serpientes | Por Ricardo Morales Sánchez / @riva_leo
Los soldados de Dios presumen y dicen tener mucha fuerza en Puebla, demandan y chantajean a los gobiernos en turno para obtener todo tipo de canonjías y luego traicionan; ese ha sido su modus operandi desde que se apoderaron de las siglas del Partido Acción Nacional en Puebla, luego de la derrota de Ricardo Villa Escalera en 1982.

Dicen haber contribuido con un número muy importante de votos a la victoria electoral de Rafael Moreno Valle en 2010 y al que le reprochan haberle prestado las siglas de su partido político para ganar la gubernatura de Puebla, pero no le perdonan que –al igual que Gabriel Hinojosa y a Luis Paredes– no se haya dejado manipular ni chantajear.


Los recientes procesos de expulsión iniciados contra varios de los integrantes del Yunque por haber apoyado a la candidata “independiente” Ana Teresa Aranda evidencian de manera clara cuál es su poder real y lo que pueden mover sin las siglas del PAN.

Con todo el apoyo de los Micalco, de los Rivera, de los Mondragón, Ana Tere obtuvo su registro falsificando varias firmas, situación que se denunció en este espacio, lo que fue omitido por el Trife.

Aun así, con todo el “apoyo” del Yunque, del PRI – que también jugó un papel primordial – y de otros sectores, la ex directora nacional del DIF y ex secretaria de Desarrollo Social sólo obtuvo 60 mil votos en el pasado proceso electoral.

Sí, sólo 60 mil; muchos alegan que obtuvo más votos que Nueva Alianza y que otras fuerzas políticas, cierto, pero los yunquistas evidenciaron no sólo su traición, sino la poca fuerza que tienen para anar una gubernatura por sí mismos.

Lo que el yunquismo no quiere admitir y se niega a reconocer es que sin Moreno Valle, Acción Nacional jamás hubiera ganado la gubernatura con ninguno de sus candidatos, pues carecen de estructura real.

Veamos: suponiendo que si el CEN del PAN rompiera con Moreno Valle y le diera la candidatura del Acción Nacional a Eduardo Rivera Pérez, los 60 mil votos del Yunque, mas lo que le pudiera conceder la sociedad civil que simpatiza con el PAN, ¿cuántos serían?  ¿Al histórico panista anterior a Moreno Valle, de 600 mil votos? Insuficientes para ganar la gubernatura ante Morena y López Obrador.

Les guste o no, Moreno Valle marcó un hito en la historia del panismo: su millón 200 mil votos obtenidos el 4 de julio de 2010 marcan un antecedente difícil de superar.

Además, la historia de la secta blanca se ha caracterizado siempre por la traición.

Bartlett, el todopoderoso ex secretario de Gobernación, al inicio de su gestión buscó pactar con ellos; hizo a Jorge Espina vicegobernador de Puebla, les dio obra pública, la Feria de Puebla y demás prebendas… y acabaron traicionándolo.

Melquiades Morales también buscó llevar las cosas en paz: les dio obra, negocios, terrenos en la reserva territorial y acabaron pactando con Marín la derrota de Carlos Alberto Julián y Nacer en Puebla capital.

Con MarioMarín pactaron varias veces para deshacerse de enemigos en común, como Luis Paredes Moctezuma; más tarde lo traicionaron, y cuando Marín iba a arremeter contra ellos se le atravesó el Lydiagate, el cual maniató completamente al mandatario.

Ante la fragilidad del entonces gobernador, El Yunque organizó y patrocinó la marcha de más de 30 mil personas que solicitaba la renuncia de Marín al cargo. Al entonces mandatario no le quedó de otra más que volver a pactar y pagar a precio de oro el chantaje.

El precio fue el manejo del Impuesto de 2% a la Nómina de las Empresas.

Rogelio Sierra Michelena, entonces presidente de Coparmex, se enriqueció a expensas del marinismo, al igual que otros yunquistas. La máxima del Yunque poblano es: cuando el PAN pierde El Yunque gana, cuando el PAN gana El Yunque pierde.

No hay comentarios:

Publicar un comentario