miércoles, 1 de marzo de 2017

10 heridos graves en el Carnaval de Huejotzingo

2017 0301 | HUEJOTZINGO, Pue.- Decenas de cartuchos vacíos de pólvora en las calles, una nube gris de humo y envases de bebidas embriagantes, sobre todo de cerveza, dan cuenta del último día de la edición 149 del tradicional Carnaval de Huejotzingo, que dejó un saldo de 10 personas heridas de gravedad.

Menores de edad alcoholizados en las banquetas, algunos de ellos haciendo estallar sus mosquetones sin ninguna restricción, son algunas de las estampas que se aparecieron en la conclusión de esta celebración que se caracteriza por el baile de los huehues.


Sin embargo, estas no fueron las únicas escenas del Carnaval. También se apreció, como cada año, el fomento de estas tradiciones y cultura al ver danzantes adultos cargando o tomando de las manos a sus pequeños hijos, algunos de ellos apenas con algunos meses de edad.

De acuerdo con autoridades de Protección Civil, el Carnaval reunió a más de 50 mil personas, de las cuales 25 mil fueron danzantes y 27 mil visitantes y espectadores.

Leer más: Recuento: Balazos, quemados y accidentados en Carnaval 

El primer día (sábado) no se presentaron incidentes, el domingo y lunes se registraron dos heridos, mientras que ayer que fue el cierre de la celebración hubo seis lesionados. Todos los incidentes relacionados a quemaduras en brazos, manos y cara de primer a tercer grado.

Dos drones, paramédicos, elementos de Protección Civil, bomberos y policías estatales y municipales, integraron el dispositivo de seguridad que se desplegó en la plaza de armas y las calles colindantes.

SIN MIEDO

El uso de la pólvora ni los fuertes estallidos de los mosquetones –que se percibieron hasta a cinco calles de distancia– no fueron impedimento para que visitantes y danzantes disfrutaran del Carnaval, el cual marca el inicio de la Cuaresma.

En el municipio que se caracteriza por la elaboración de la sidra y las conservas de fruta, la gente, en su mayoría, está acostumbrada de los fuertes estruendos. Mientras unos optaban por colocarse tapones en los oídos, otros pedían que les echaran más pólvora a los mosquetones.

Leer más: Van cuatro danzantes con quemaduras desde primer hasta tercer grado en Carnaval

Escudados en sus máscaras, algunos danzantes apuntaban sus armas de forma horizontal, lo que significaba un riesgo para los visitantes y demás personas. Incluso había algunos que veían a personas un poco espantadas y estallaban sus mosquetones cerca de ellas.

Esta situación provocó, con los diversos batallones, que los policías municipales les pidieran que apuntaran hacia el cielo, no obstante, algunos huehues hacían caso omiso. Los elementos de Huejotzingo se vieron en la necesidad de pedir ayuda a los policías estatales para calmar los ánimos, sin embargo, estos se abstuvieron de participar.

El comportamiento de algunos danzantes no impidió que el público disfrutara de la pegajosa música, del baile y de las constantes explosiones de los mosquetones, que dejaron un fuerte olor de pólvora en el ambiente.

El acto que más se disfrutó en el Carnaval fue cuando Agustín Lorenzo se robó a la hija del corregidor de Huejotzingo, escena que se desarrolló en el Palacio Municipal.

La fiesta en este municipio no culminó con este hecho, ya que posteriormente algunos danzantes continuaron bailando y estallando sus mosquetones, mientras otros prefirieron comer en los puestos instalados en el zócalo y en las casas de alguno de los habitantes de este municipio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario