lunes, 27 de febrero de 2017

Corrupción en el Colegio de Bachilleres... nada nuevo

  • Las Serpientes: El Colegio de Bachilleres, una orgía

2017-02-27 | Las Serpientes
Por Ricardo Morales Sánchez

Años van y vienen y al parecer nada cambia al interior del Colegio de Bachilleres de Puebla (Cobaep), convertido en una auténtica cueva de ladrones y refugio de toda clase de pillos que lo ven como botín económico y político.

Pareciera que tal vez el último director honesto que tuvo esta institución es el gobernador del estado, José Antonio Gali Fayad.

Desde entonces, el Cobaep se convirtió en el refugio de todo tipo de especies, desde el tristemente célebre Alberto Guerrero en las épocas de Melquiades Morales Flores; con Mario Marín estuvo Refugio Rivas, Cuco; y ahora, Ricardo Ordaz y su pandilla, solapada antes por José Antonio Mandujano, un personaje gris y ahora por Carlos Martínez Amador, quien al parecer llegó a sepultar lo que todavía quedaba de este subsistema.

Martínez, lejos de erradicar la corrupción al interior de los Cobaep, al parecer sólo ha llegado a reforzar y mantener las viejas prácticas caciquiles de Ricardo Ordaz y su mafia, quienes se escudan en la excusa de que si no son ellos, Cuco Rivas retomará el control de los planteles.

El nuevo director del Cobaep, quien es diputado local con licencia, era al mismo tiempo secretario general del Comité Estatal del PRD, actividad partidista que ignoro si puede seguir desempeñando. Lo que no es correcto, es que precisamente a Ordaz se le acuse de estar obligando a los trabajadores de esta institución educativa a afiliarse al partido del sol azteca.

En las épocas de Marín, su hermano René era quien realmente tenía el mando de sus planteles y obligaba a todos los trabajadores a ser verdaderos soldados del priismo, siendo el sindicato del Cobaep uno de los más agresivos defensores del tricolor; tal vez hoy Martínez Amador busca replicar el mismo modelo para fortalecer a su corriente dentro del PRD y hacerse del control de este instituto político, quitándoselo al Ñoño, Luis Miguel Barbosa.

Lo que no se vale es que se deje a un lado la cuestión académica y se privilegie el uso político de un ente que debería ser eminentemente educativo.

Los trabajadores del Colegio de Bachilleres están en libertad de apoyar a quienes ellos quieran; además, no sería una mala idea que Ricardo Ordaz rindiera cuentas de las cuotas sindicales que aportan sus agremiados.



EL ADIÓS DE UN LOSER

Por fin en el PRI se dieron cuenta que sólo tenían a un zángano a sueldo en el Icadep y le dieron las gracias.

Guillermo Chirimolla, un loser, vende espejos, de quien se dice que va a buscar ser candidato del PRI a la gubernatura, saqueó todo lo que pudo hasta que por fin lo corrieron, aunque él diga que renunció.

Este personaje de caricatura, el cual en su vida ha ocupado un cargo de representación popular y por el cual ni su familia votaría, dice que regresará a Puebla para buscar ser gobernador, de verdad da risa.

Por lo pronto, si regresa a Puebla tenga usted mucho cuidado, es experto en engatusar a la gente y, sobre todo, no pierda de vista su cartera.



BODA EN PUERTA

El hijo de un muy importante político poblano ya dio el anillo de compromiso a la novia, cinco años mayor que él.

Dicen que en La Vista y en el edificio del PRI de la Diagonal ya se escucha la marcha nupcial ante el inminente enlace de Charbelito, quien trabaja como regidor en el Ayuntamiento de San Andrés Cholula.

Dicen que al flamante presidente de la Comisión de Presupuesto en la Cámara de Diputados y del PRI en el estado, le cayó la noticia como bomba, pero ya no hay marcha atrás.

Las notas del Ave María ya se escuchan fuerte y ante los hechos consumados, dicen que será la boda del año.

No hay comentarios:

Publicar un comentario