miércoles, 20 de abril de 2016

La Ibero en Puebla omitió pago de impuestos afirma la SFA

La Universidad Interamericana incurrió en omisión del pago de impuestos federales, acusó la Secretaría de Finanzas y Administración (SFA), dependencia estatal que ante esa situación, este martes realizó una diligencia en la institución que obligó  al desalojo de alumnos y docentes.

En contraparte, el plantel educativo acusó al personal de la SFA, de intentar ingresar al inmueble sin presentar documentación que lo acreditara, de intimidar al personal de seguridad y de “irrumpir la paz de la comunidad estudiantil”.

A través de un comunicado difundido este miércoles, la dependencia estatal explicó que la Universidad incurrió en la omisión del pago de impuestos federales, particularmente, de impuestos como Sobre la Renta (ISR), al Valor Agregado (IVA) y de Empresarial de Tasa Única (IETU), entre otros.

“Este es un caso típico de evasores que quieren esconderles a los alumnos y padres de familia una conducta contraria a derecho e intentar burlar a la autoridad omitiendo pagos del impuesto…”, cita el documento.

La SFA detalló que alrededor de las nueve de la mañana de este martes, se presentó en las instalaciones del plantel, ubicado en Lomas de Angelópolis, para hacer efectivo un crédito fiscal, “el cual derivó de una auditoría practicada a esta institución educativa hace más de un año” y cuyo resultado fue notificado a la misma en febrero pasado.

Tal como lo establece la legislación aplicable, dice el comunicado, se dejó citatorio un día antes para que compareciera el representante legal de la Universidad, a fin de que exhibiera el comprobante de pago, o en su defecto realizará en ese momento la liquidación del adeudo total.

La Secretaría afirmó que el personal a su cargo se acreditó mediante constancia de identificación expedida por la autoridad competente, pero indicó que el personal de la institución cerró las puertas del inmueble poniendo cadenas para impedir el paso de la autoridad fiscal, aunque algunos funcionarios ya se encontraban dentro del lugar.

“Esta medida de cerrar con cadenas las puertas de acceso causó molestias entre los alumnos y padres de familia que encontraron cerradas las instalaciones”, puntualizó la SFA.

Según la dependencia estatal, fue hasta tres horas después, cuando representantes de la Universidad acudieron a las oficinas del Departamento Técnico de Ejecución de la SFA, ubicado en el Centro Integral de Servicios (CIS), “tratando de evitar que los alumnos y padres de familia se dieran cuenta que el crédito estaba firme y era procedente la actuación de la dependencia”.

Los representantes del plantel educativo presentaron un pago de 600 mil pesos y tres bienes inmuebles para que la autoridad estatal procediera al embargo. Se le rechazaron los inmuebles dado que no eran propiedad de la institución educativa y finalmente, exhibieron una escritura de otro edificio propiedad de la universidad, según comentó la SFA.

Sin embargo, a través de un comunicado difundido en redes sociales, la Universidad acusó a la SFA de intentar entrar al plantel sin acreditarse, así como de violentar los derechos humanos e irrumpir la “paz estudiantil”, aunque en su misiva no hizo referencia al tema fiscal.

Sobre el particular, la SFA refutó que fueron los directivos de la escuela los que pusieron en riesgo la integridad de sus alumnos, al cerrar con candado las puertas de acceso, pues ello obligó a los estudiantes a tener que brincarlas para salir del inmueble.

No hay comentarios:

Publicar un comentario