jueves, 29 de octubre de 2015

el 28 de Octubre recuerdan a los muertos de forma violenta

A pesar del poco o mucho tiempo que ha transcurrido del día en que perdieron a su o sus seres amados, los deudos siguen recordando a sus familiares de tal manera que ayer -fecha en la cual los católicos conmemoran la llegada de las ánimas de quienes perecieron en desgracia-, acudieron al punto donde murieron por accidente y adornaron con flores y veladoras las cruz puesta en memoria del o los difuntos.

Tales fueron los casos de los primos Luis Felipe Perea y Jael Amir Salazar López, de 8 y 12 años de edad, respectivamente, quienes perdieron la vida el 17 de septiembre de los corrientes, cuando al viajar con otro familiar a bordo de una motocicleta, fueron embestidos por un tráiler en la carretera federal México-Puebla en la entrada a San Martín Texmelucan.

Por tal situación y ante la creencia religiosa de que se debe colocar una cruz en el lugar donde la persona falleció, en dos puntos de la vialidad fueron colocadas cruces blancas en memoria de los menores de edad. Estos lugares, ayer lucieron con flores blancas así como de cempasúchil y confeti.

Aunado a este caso, a al menos cinco metros de distancia, fue observada la cruz de un adolescente de 16 años de edad, quien según lo escrito en ella, murió el 27 de noviembre de 2005. Al respecto, si bien ya pasaron casi diez años del día del accidente, sus familiares lo siguen recordando y continúan llevando flores y veladoras para alumbrar su alma.

Continuando con el recorrido que hizo este medio, casi a la misma altura pero ahora sobre la autopista México-Puebla, en el kilómetro 91+50, se hallaron cuatro cruces, tres de ellas abandonadas y sin una sola flor en conmemoración de los fallecidos. Entre éstas se encuentra la única cruz colocada en memoria de madre, hijo y sobrino que murieron atropellados el 20 de agosto de 2014, por un automovilista en presunto estado de alcoholemia, y en la cual se puede leer: "No lloren por mí voy a unirme con Dios que me ha llamado y allá los espero en el cielo" (SIC).

Pero aunado a estos tres casos, una cruz más y la cual sí fue adornada, se localiza a pocos metros de distancia sobre la misma autopista. Se trata de un quincuagenario que pereció en el año 2006 y llevaba por nombre Antonio Lucas Cabañas Ramírez. 

Asimismo, sobre la misma autopista México-Puebla, a la altura del Parque Industrial Finsa, el lente de este medio captó el momento en que trabajadores de un conocido hotel colocaron flores y veladoras en memoria de quien fuera su compañero de trabajo. Los mismos comentaron al reportero gráfico de este medio, que a ocho meses de que ocurriera el fatídico hecho, aún recuerdan con cariño a esta persona que sigue vivo en sus corazones.

En este sentido cabe mencionar que la cantidad de cruces en la zona, tanto en carretera federal como en la autopista, reflejan la peligrosidad de estas vialidades por las cuales, en repetidas ocasiones se ha mencionado son la única opción para que los pobladores lleguen a sus lugares de destino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario