sábado, 31 de octubre de 2015

Conflicto religioso en Ocoyucan

A 3 años del comienzo de la disputa entre 2 grupos católicos por el salón de usos múltiples anexo a la iglesia de la San Bernardino Chalchihuapan, junta auxiliar de Ocoyucan, el inmueble permanece cerrado, pero está en poder del Vicario.

Rosendo Morales Sánchez, integrante de uno de los grupos en pugna, sostuvo que la iglesia central opera con normalidad, de modo que las fiestas religiosas de temporada se desarrollan sin problemas.

“El inmueble lo tienen ellos pero el salón permanece cerrado y permanece cerrado porque el pueblo reconoce que el salón es usado para otras actividades, no para misas”, expuso. 

Insistió en su petición a las autoridades estatales y federales, civiles y eclesiales para que hagan que se respete el uso del inmueble religioso de la comunidad, o que en su defecto se construya una iglesia en otro espacio para evitar problemas.

Recordó que en 2002 se llevó a cabo una asamblea entre todos los católicos de la comunidad, en la cual participaron notarios públicos, vicarios, gobernación federal y estatal para elegir a los responsables del inmueble, sin embargo, el acuerdo no se respetó y desde entonces se ha mantenido el conflicto en diversas facetas.

Reconoció que en ocasiones el ambiente se mantiene tenso por esas situación ya que el grupo contrario ha agredido y no ha respetado la decisión mayoritaria que les dio a ellos el control del inmueble, según asegura.

En 2012, las posturas de ambos grupos se enconaron, lo cual derivó en un enfrentamiento que mantuvo, al menos, por veinte días sin servicios religiosos a los habitantes a causa de que los templos estuvieron cerrados por la tensión social.

No hay comentarios:

Publicar un comentario