miércoles, 15 de julio de 2015

Libertad acotada

Niegan amparo a Carmen Aristegui

Un tribunal federal desechó por completo el amparo interpuesto por la periodista Carmen Aristegui contra la empresa MVS, en el cual acusaba una decisión unilateral y autoritara de echarla de su espacio radiofónico –erigiéndose en autoridad– como causal para revocar la decisión y permitirle regresar al aire. No obstante, fuentes del Poder Judicial de la Federación informaron que el amparo quedó cerrado en forma definitiva.


Por si fuera poco, el quinto tribunal colegiado determinó que procede una demanda de carácter mercantil contra la periodista, por “haber usado sin permiso las marcas de la empresa MVS para el proyecto independiente Méxicoleaks“, una plataforma sin fines de lucro creada por organizaciones y medios de comunicación para la difusión de denuncias y filtración de información de forma anónima.

Tras enterarse de la decisión, Carmen Aristegui emitió un comunicado en su portal oficial Aristegui Noticias, manifestando su sorpesa en lo que califica como una contradicción del Tribunal Colegiado sobre la jurisprudencia que debería aplicar a su caso, echando así por tierra la posibilidad de defender la libertad de expresión en México.

“Ha sorprendido la noticia. Con semejante proceder el Tribunal Colegiado contradice la jurisprudencia definida de la Suprema Corte, que establece que el análisis sobre la naturaleza jurídica de la autoridad responsable debe hacerse, no en el auto admisorio, sino en la sentencia de fondo que resuelva el juicio de amparo”, señala la periodista.

Añade que esperaba una actuación “a la altura” del moderno paradigma de derechos humanos y de la necesidad de establecer precedentes firmes y decididos en defensa de la libertad de expresión. Eso suena muy bien en sociedades avanzadas, pero Carmen Aristegui parece olvidar que vive en México, un país secuestrado por criminales y, peor aún, mantenidos en el poder por la propia sociedad.

Aristegui señala que aún están pendientes los juicios de amparo promovidos su audiencia, colaboradores de su extinto programa y diversas organizaciones promotoras de derechos humanos y libertad de expresión. Sin embargo, el resultado no puede ser distinto al obtenido por la propia Carmen. Se confirmará una vez más que la putrefacta vía “institucional” es una farsa en este país.

“Más de veinticinco profesionales de la comunicación perdieron un espacio para el ejercicio de sus derechos fundamentales de expresión y de información, por la decisión unilateral de quien explota un bien del dominio público de la Nación”, reprochó Aristegui en su comunicado.

Si el pueblo de México realmente aspira a hacer justicia en este y otros casos de injusticia mucho peores que están ocurriendo en sus narices, deberá salir de su marasmo cuanto antes e impulsar un cisma no violento, pero firme y contundente, que derroque a los perpetradores de todos estos agravios. De lo contrario, nos podemos echar otro siglo haciéndole al cuento con “amparos”, “denuncias”, “exigencias” en redes sociales y otras paparruchas inútiles, mientras los criminales que tienen secuestrado a México siguen adelante en su agenda de dominación, exterminio de derechos y esclavización del pueblo que los mantiene.

No hay comentarios:

Publicar un comentario