viernes, 26 de junio de 2015

Electoral

Podrían cambiar ley electoral en Puebla
2015 0626 | Los diputados del PRI pretenden desaparecer la llamada Ley Mondragón, que obliga a cambiar las fechas del próximo proceso electoral, a quien más beneficia es al grupo del gobernador Rafael Moreno Valle Rosas, ya que se acorta a solo dos meses el periodo de campañas para la próxima renovación de la titularidad del Poder Ejecutivo, es decir, de la llamada mini–gubernatura.


El cambio no obedece a una estrategia política del PRI sino a la necesidad de armonizar la norma electoral local con la federal. En ese sentido, si se cambia la ley vigente en la materia, el siguiente proceso electoral deberá iniciar en septiembre de este año y las campañas tendrán que ser entre abril y mayo de 2016, para que las votaciones se realicen el primer domingo de junio.

Con la llamada Ley Mondragón, que surgió en una desaseada reforma electoral que impulsó en 2012 el gobernador para impedir la reelección de Juan Carlos Mondragón como presidente estatal del PAN, se establece que el proceso electoral debe iniciar en febrero de 2016 y las campañas durarán tres meses, de abril a junio, para que los comicios se hagan en julio.

¿Por qué se benefician los morenovallistas con el acortamiento de las campañas? Porque el gobernador lo que busca es no enfrentar un proceso largo de desgaste de imagen.

El resultado del último proceso electoral federal, en el cual el PAN perdió la mayoría de los distritos, demostró que la imagen del gobernador Moreno Valle pasa por su peor momento, ya que la gente lo he dejado de ver como el político del cambio, como una alternativa democrática o contra la corrupción. Ahora, prevalece una opinión de que es un represor, un personaje irascible, que no le interesa los problemas de la población, que es abusivo, que ha causado miles de despidos de trabajadores del gobierno e impulsa proyectos fracasados, como el metrobús.

Ante ese escenario, se sabe que en Casa Puebla se busca que el próximo año haya una campaña corta, que no genere efervescencia ciudadana y haya un alto grado de abstencionismo.

El gobernador buscará ganar los comicios con una campaña mediática desproporcionada y con una alianza con los partidos paleros, como son el PRD, el Panal, el PT y Compromiso por Puebla, para de esa manera evitar que el PRI articule un frente amplio opositor que le permita aspirar a ganar la mini–gubernatura.

Un mes puede ser la diferencia para evitar que el PRI logre contrarrestar la campaña mediática del morenovallismo y emprender una ofensiva agresiva, que alcance a penetrar en los aproximadamente 60 municipios que aportan el grueso de votos en una contienda estatal.

Aunque en realidad, el PRI poblano tendrá la posibilidad de ganar en la medida en que se cohesione y logre el apoyo de la Federación, y eso es algo que está todavía en duda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario