viernes, 5 de junio de 2015

Apuestas

Decomisarán máquinas tragamonedas

2015 0605 | A partir de julio el gobierno federal realizará en la capital poblana decomisos de al menos unas 400 máquinas “tragamonedas” instaladas en diversos centros comerciales, incluyendo casinos.

Así lo dio a conocer el director de Normatividad Comercial del ayuntamiento de Puebla, José de Ita Martínez, quien refirió que en el transcurso de la actual gestión municipal, a cargo del edil José Antonio Gali Fayad, no se ha entregado ninguna licencia para abrir casas de apuestas.

En entrevista, el funcionario detalló que recientemente fue aprobada una iniciativa a nivel federal que estipula como un delito el uso de las denominadas “máquinas tragamonedas”, las cuales usualmente son ocupadas en casinos, aunque también pueden encontrarse hasta en misceláneas.

Será a finales de junio y principios de julio cuando la normativa entre en vigor, por lo que la administración federal iniciará decomisos de ese tipo de artefactos, operativos en los que probablemente participen los gobiernos estatales y municipales.

Para ello, la comuna capitalina ya realizó un censo sobre el tema, mismo que arrojó que únicamente en la capital poblana se encuentran funcionando cerca de 400 máquinas. La información fue remitida a la Procuraduría General de la República (PGR).

El director de Normatividad prefirió no abundar sobre los puntos en donde mayoritariamente se ubican esos artefactos, pues comentó que ello podría perjudicar la realización de los próximos operativos.

No se han entregado licencias para casinos

En este sentido, el director aseguró que en el transcurso de la actual gestión, no han entregado licencias para la operación de nuevos casinos en la capital poblana.

Explicó que actualmente operan en la metrópoli un total de siete casas de apuestas, las cuales han cumplido con su documentación fiscal en regla.


La culpa y las elecciones
Por: Valentín Varillas / @ValeVarillas


  • Hace meses, muchos meses que Miguel Ángel Huepa y Leoncio Paisano perdieron la tranquilidad.

Como ediles de San Andrés, facilitaron los trámites y permisos necesarios para que dos empresas operadoras de juegos y sorteos, Entretenimiento de México S.A. de C.V. y Producciones Móviles S.A. de C.V, instalaran casinos en Plaza W y en el área de Sonata, ubicada en el fraccionamiento Lomas de Angelópolis.

Ambos giraron las órdenes necesarias para que todo caminara sin ningún problema.

La velocidad y eficiencia mostrada por funcionarios y dependencias fue por decir lo menos, atípica.

Como queda demostrado en los documentos publicados a continuación, los dos firmaron alegremente “opiniones favorables”, alineamientos y números oficiales, licencias de funcionamiento y uso de suelo, además de que movieron sus influencias para que el Sistema Estatal de Protección Civil otorgara dictámenes favorables a los respectivos inmuebles.

Los compromisos surgieron optimistas, los acuerdos se sellaron con sangre, los pagos y dádivas por semejantes favores se pagaron de manera puntual.

Negocio redondo.

Los empresarios, con la certeza que da el creer haber cumplido al pie de la letra con la tramitocracia cholulteca, procedieron a realizar las millonarias inversiones necesarias para echar a andar sus casinos.

Acondicionaron los locales, compraron toda la parafernalia utilizada para este tipo de establecimientos, contrataron y capacitaron personal y se declararon listos para empezar a operar.

Jamás contaron con que desde alto, muy alto, donde Huepa y Paisano jamás estarán, llegaría la contundente contraorden que echaría abajo todo, absolutamente todo.

La apertura de las casas de juego afectaba una red de intereses de quienes juegan en las grandes ligas de la política nacional.

Por un asunto básico de jerarquías, los documentos signados y debidamente protocolizados, súbitamente perdieron su valor.

Lo mismo pasó con los acuerdos, promesas y amarres.

Los casinos jamás abrieron y los funcionarios municipales involucrados en el reparto de moches y dádivas dejaron de dar la cara.

Ni siquiera volvieron a tomar las llamadas.

El natural enojo de los empresarios fue en aumento y todo indica que hace algunas semanas llegaron los mensajes.

Algunos, lo suficientemente claros como para modificar el estilo de vida y las rutinas de los directamente involucrados.

Huepa se centró en su campaña por el distrito 10.

Minimizó sus eventos públicos confiado en que la estructura de operación electoral oficial será suficiente como para ganar tranquilamente el domingo.

Una vez que ocupe un escaño en la cámara baja del Legislativo nacional, podrá sentirse más tranquilo.

El cambio en las actividades del alcalde Paisano fue mucho más radical.

Después de someterse a un par de mínimas intervenciones estéticas en el rostro, modificó radicalmente el horario y lugar en el que despacha en Palacio Municipal.

Ahora llega cerca de las 3 de la tarde y en lugar de ocupar la oficina destinada al presidente municipal, se instala en un anexo por el que hay que entrar por la puerta trasera del inmueble.

¿Miedo?

¿Precaución?

Simplemente, como diría el clásico: “saben lo que se comieron”.

abajovale









No hay comentarios:

Publicar un comentario