martes, 7 de octubre de 2014

Intentan linchar a presunto secuestrador

Habitantes de la comunidad El Rodeo, en Tepeojuma, amarraron y bajo amenaza de linchamiento a Alfredo Reyes Vilchis, presunto secuestrador de su primo de 14 años de edad, luego de que ayer presionaron a las autoridades municipales para que se los entregaran.

Aunque el probable delincuente ya era trasladado antes el Ministerio Público de Izúcar de Matamoros, los pobladores retuvieron al director de Seguridad Pública Carlos Espinoza Pliego y a un comandante, a quienes desarmaron y ataron. La medida de presión ocasionó que Reyes Vilchis fuera llevado de regreso a la comunidad.

Aunque el edil edil Gustavo Sánchez Martiñón, intentó negociar durante 40 minutos que el hombre fuera puesto a disposición de los elementos policiales, al final recibió respuesta negativa.

Durante la noche del martes y la mañana de este día, los habitantes se organizaron para hacer guardias y vigilar a Reyes Vilchis, en tanto que la Policía Ministerial se encuentra en la zona.

Hasta ahora el acusado ha dicho que no sabe nada sobre el crimen.

La búsqueda del menor

Los hechos comenzaron el pasado domingo, con la desaparición del menor Luis Ángie Vilchis Vilchis, lo que alentó su búsqueda por parte de voluntarios de El Rodeo y Las Petacas.

Fue la tarde de este martes cuando detectaron la presencia de un hombre sospechoso, quien posteriormente fue identificado como Alfredo Reyes Vilchis, de 30 años y primo del desaparecido, que pidió ayuda para encontrar la pistola que había perdido en una barranca cuando participaba en los recorridos.

Sin embargo, al no ser reconocido por los habitantes le exigieron mostrar lo que llevaba en su mochila, por lo que le descubrieron una máscara, guantes y limones. Al aumentar las sospechas, la gente le pidió que los llevara al sitio donde había extraviado su arma, pero al llegar ahí fueron atacados por dos sujetos que les dispararon y que no fueron capturados, aunque Reyes Vilchis fue detenido

Más tarde, cerca de 500 habitantes llegaron a la presidencia auxiliar de El Rodeo para exigirle al comandante que entregara al detenido, pero el servidor público respondió que ya había sido trasladado a la cárcel en Tepeojuma, lo que enardeció a la gente que lo desarmó y ató al palacio, además de amenazar con lincharlo, misma suerte que corrió el director de Seguridad Pública Carlos Espinoza Pliego, cuando intentó mediar en el conflicto.

Por lo anterior, el alcalde intervino para que el probable delincuente fuera presentado a los pobladores para calmar los ánimos, pero ya no pudo llevárselo.

La familia del joven de 14 años ya presentó la denuncia ante la Procuraduría General de Justicia (PGJ) y afirma que se trata de un secuestro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario