martes, 16 de septiembre de 2014

Intentan linchar a ladrón

Cansados de los asaltos, en los que además de quitarles sus pertenencias han ultrajado a algunas mujeres, indígenas de Xaltepec en Huauchinango, estuvieron a punto de linchar a uno de los cuatro delincuentes que minutos antes había atracado a varios comerciantes que en un trasporte público se dirigían a la fiesta de la comunidad.  

Luis Casiano Ortiz, como se llama el sujeto de 43 años de edad que finalmente fue entregado a elementos de la Policía Municipal por los vecinos de la población ubicada a la orilla de la presa de Nexapa con múltiples y severas lesiones en todo su cuerpo, se recupera en el Hospital General de esta cabecera a donde ingresó en calidad de detenido el pasado 9 de Septiembre.

Desde hace tres meses, refieren los pobladores se han registrado tres o cuatro asaltos por semana al transporte público de pasajeros que cubre la ruta Huauchinango-Cuacuila-Xaltepec, además del robo a sus viviendas de donde han sido sustraídos los tanques de gas.

A algunos, agregaron, les ha tocado ser asaltados o robado dos, tres o más veces, cuenta Juventino García, el único de los pobladores que acepta que se publique su nombre,  y agrega que por eso la gente está cada vez más molesta. “Como quien dice eso, ya calienta”, más porque han denunciado y las autoridades “no hacen nada”.

Por ejemplo, hace unos meses, habían detenido a algunas personas que se dedicaban al robo de los tanques de gas en las viviendas de la comunidad, “pero a los pocos meses ya andaban acá. Así que de nada sirve que los detengan”, refirió para justificar que en el pueblo hayan decidido hacer justicia por su propia mano.

“Ahora se dio el caso y agarramos a uno de los asaltantes, porque eran cuatro y los otros huyeron. Nos tuvimos que organizar porque sabemos que no hay seguridad y lo de menos es que aquí gobierne el PRD, eso no nos interesa. Lo que nos interesa es que no tenemos policía auxiliar y aunque hubiera se daban los casos, pero eran menos. Pero ahora tenemos que estar más pendientes porque la policía municipal nomás llega y se va”, añadieron sus paisanos.

Desencantados de la justicia y la policía, los indígenas refieren que de muy poco ha servido que algunos se hayan arriesgado a detener a los maleantes, porque no se les castiga. Eso, dijeron, ha incitado a que la gente diga “si no hay justicia de la autoridad, pues la vamos a hacer nosotros. La verdad se puede decir que ya los demandamos y los denunciamos, pero los sueltan otra vez y por eso cada día estamos más enfurecidos”.

“Queremos vigilancia en los acceso de las comunidad de Xaltepec por el cerro, es decir el camino que viene de Cuacuila. Debería de haber una caseta en La Loma, que es donde hay más asaltos”, exigieron.

Los habitantes de Xaltepec demandaron que sus demandas sean atendidas pronto, porque la gente “se va a cansar más y  la situación se está saliendo de control” porque los agravios son muchos y variados: han golpeado a cachazos a las mujeres, a otras las han manoseado mientras les quitan su dinero y eso tiene también molesto al pueblo.

La mera verdad, aseguraron, ya están cansados de los asaltos, pero también de que las autoridades municipales y estatales no les hagan caso. “Sólo nos estamos defendiendo. Hemos pedido ayuda pero no llega. Los delincuentes hacen lo que quieren y a nosotros entonces nos toca buscar la justicia y si siguen sin solucionar esta situación, lo haremos por nuestras propias manos”, indicaron.

El pasado 28 de agosto, Luis Casiano Ortiz, el individuo que estuvo a punto de ser linchado en Xaltepec el martes de la semana pasada, fue detenido por la Policía Municipal de Huauchinango por alterar el orden público y liberado unos días después. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario