lunes, 25 de marzo de 2013

SEDESOL

Habitantes en pobreza extrema denuncian fraude de SEDESOL
2013-03-25 | A habitantes en extrema pobreza de 342 familias de una comunidad de San Miguel Tlayoatla, en el municipio de Tepeaca los funcionarios de la delegación en Puebla de la Secretaría de Desarrollo Social federal les prometieron la entrega de materiales de construcción para ampliar su vivienda, ya que en su único cuarto algunos conviven hasta doce personas. Sin embargo, aunque varios solicitantes entregaron sus documentos personales, la ayuda nunca llegó. 

La SEDESOL cuando estuvo a cargo de  Myriam Arabian Couttolenc en el 2012,
 promovió apoyos a familias de la región, clasificadas con un grado de marginación muy alto por el Consejo Nacional de Población (Conapo). Los recursos que fueron asignados mediante el programa de vivienda rural del Fideicomiso Fondo Nacional de Habitaciones Populares. . Tan pronto como los solicitantes entregaron la documenación solicitada por la dependencia, recibieron un recibo-certificado de subsidio federal canjeable por materiales de construcción que nunca fueron proporcionados por la empresa Pronmac S.A. de C.V., representada por Jorge Burgos, misma que recibió los cheques de los subsidios cada uno por 20 mil pesos y que en total representaron unos siete millones de pesos. Según el certificado en poder de las familias, la empresa debió entregar a cada beneficiario 18 unidades de varilla de 12 metros, tonelada y media de cemento, 12 castillos armex, cuatro metros cúbicos de arena, tres metros cúbicos de grava, 13.5 metros de poliducto naranja para la instalación eléctrica, una cubeta de pintura de 19 litros, dos ventanas de 1.2 metros, medio metro de tubería de PVC y dos soquet.

Derivado de publicaciones sobre presunto fraude cometido en contra de las familias de San Miguel Tlayoatla, la ex delegada, Myriam de Lourdes Arabian Couttolenc, afirmó:
1.- El Programa de Vivienda Rural se concluye hasta que se emite oficialmente el cierre del ejercicio. 

2.- En el caso de este programa a diferencia de otros programas de la Secretaria, el cierre no coincide con el 31 de Diciembe del año en cuestion, sino que a partir de la entrega del Bono se tiene un año para canjearlo por materiales y aplicarlos en el mejoramiento de la vivienda, plazo que aun no concluye. 
3.- Cabe mencionar que el fraude se tipificaria si la empresa incumple en la entrega para Julio 2013. 
Estoy segura que con la buena disposicion del actual Delegado Vega Rayet, para que con el seguimiento que se de a este asunto, se logren los objetivos del programas y llegue el beneficio a las familias que merecen estos apoyos para mejorar sus condiciones de vida. Tengo plena confianza en el buen actuar del Licenciado Vega Rayet para que se resuelva este problema, donde insisto, es la empresa proveedora quien no ha cumplido en los términos establecidos. Expreso mi total disposición para colaborar en lo que sea necesario. Creo firmemente en la libertad de expresión y en el papel preponderante de los medios de comunicación para brindarle a la sociedad información objetiva y veraz, por lo cual agradezco su atención y la difusión de esta carta aclaratoria. Atentamente Myriam de Lourdes Arabian Couttolenc.

En las reglas de operación del programa Vivienda Rural se señala que los beneficiarios tienen el derecho a escoger a los proveedores de los servicios (según consta en la sección 3.6) si consideran que éstos brindan la mejor calidad, costo y servicio.

Con base en este planteamiento, el 2 de agosto del año pasado los representantes de los beneficiarios de Quecholac, Juan N. Méndez, Tecamachalco, Molcaxac e Ixcaquixtla solicitaron de manera formal a la delegación que los productos se compraran a la empresa Maper, pero la petición fue ignorada por las autoridades. Además, los funcionarios de la delegación hicieron los pagos a la empresa de manera directa, a pesar de que en las reglas de operación se establece que los cheques tienen que ser entregados primero a los beneficiarios, quienes posteriormente transfieren los recursos a la empresa elegida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario