viernes, 11 de enero de 2013

Contaminación | Valsequillo


Afirman que el Valsequillo contamina pozos cercanos
Los pozos contaminados en el Valle de Puebla y que estaría abasteciendo agua a la población para uso doméstico pueden estar ubicados en poblaciones cercanas a la presa Manuel Ávila Camacho, conocida como Valsequillo, y al Río Atoyac, advirtió el biólogo de la BUAP, Ernesto Mangas Ramírez. 


Informó que con base a un estudio realizado en la institución en 2008 se determinó que los "pozos artesanales" estaban contaminados con coliformes fecales. El análisis fue realizado por investigadores de la Facultad de Ciencias Químicas de la BUAP en pozos cercanos y sedimentos de la laguna, dentro del megaproyecto "Agua, Aprovechamiento Sostenible y Desarrollo Social".

El programa coordinado por Mangas pretendía estudiar el agua de San Baltazar Tetela, Los Ángeles Tetela, San José Rincón, Santa María Guadalupe Tecola, El Oasis, San Pedro Zacachimalpa, Buena Vista Tetela, San José Tejaluca, San Francisco Totimehuacan y la Ixtla, pues se ocupaba para uso doméstico y agrícola. El académico confirmó que el agua de los pozos de esas zonas está contaminada. 

El martes pasado, el presidente de la Asociación Poblana de Empresas de Medio Ambiente (APEMA), Francisco Muñoz Pérez, denunció que el 80 por ciento del agua transportada en pipas a la ciudad de Puebla estaría contaminada con diferentes microorganismos, principalmente de coliformes fecales. 

Reveló que el 50 por ciento de los pozos de agua en la zona metropolitana estarían contaminados y además no pagan lo que le corresponde a la Comisión Nacional del Agua (Conagua). Al respecto el especialista de la BUAP señaló que es probable que la contaminación se esté generando en las cercanías de cuerpos de agua contaminados. 

Por otro lado, explicó que si los piperos no pagan lo correspondiente de extracción a la Conagua es porque son pozos que no están regulados, mientras que es la paraestatal la dependencia encargada de conocer en dónde estarían ubicados cuerpos de agua subterráneos contaminados, ya que indicó que otra razón por la que pueden existir partículas de heces fecales es porque se pudo haber roto algún ducto de drenaje cerca de un pozo.

Finalmente, comentó que algunas enfermedades que pueden aparecer por la ingesta de agua con contenidos fecales son amibiasis, salmonelosis, hepatitis, meningitis y hasta cólera, por lo que recomendó hervir el agua antes de la ingesta. 

En diciembre de 2010, Manuel Beristáin, delegado de la Comisión Nacional del Agua, indicó que la contaminación que dejó la explosión del ducto de Pemex en San Martín Texmelucan llegó a la ciudad de Puebla y a la presa de Valsequillo. Grasa, aceite y chapopote se extendieron por los 60 kilómetros del Río Atoyac.

En el Atoyac, río de por sí contaminado por los deshechos de industrias y diversos tipos de basura, se pudo ver manchas negras que flotaban, así como natas de aceite que se observaban tornasol a la luz del sol, las cuales se acumularon en las orillas entre la tierra y la maleza.

Manuel Beristáin, delegado de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), indicó que Pemex actuó tarde, por lo que el derrame se extendió y provocó un daño mayor al que se esperaba.

Aún no se sabe en cuanto tiempo se recuperará todo el petróleo quemado, ya que ni Pemex ni la (Conagua) tienen establecido el nivel de daño.

De acuerdo con Beristáin, el vertido de crudo no ocasionará mayores daños, sin embargo ha pedido a la paraestatal que aceleren las labores de limpieza, las cuales aún no se sabe cuánto durarán ya que se desconoce el total de litros de petróleo vertidos en el río y la cantidad exacta que se quemó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario