miércoles, 25 de julio de 2012

Presunto empresario dice que demandará al PRI en EE.UU.


2012-07-25 | México, DF.- El empresario José Luis Aquino Ponce propietario de la televisora estadunidense Frontera Televisión Network (FTN), presuntamente contratada para realizar una campaña para promover la imagen del candidato del PRI a la Presidencia de la República, Enrique Peña Nieto en EU, negó las acusaciones que hiciera en su contra el martes el diario Milenio, en las que lo relaciona con más de 100 demandas en Estados Unidos y lo señala por usar cinco nombres o alias distintos para hacer negocios.

En entrevista con Noticias MVS primera emisión, Aquino, quien demandara a miembros del PRI por fraude tras negarle el pago acordado por la citada campaña, señaló que la publicación “es una acción de venganza porque he tomado la acción legal (en contra del PRI) y en Estados Unidos sí lo puedo hacer porque en México no lo hubiera podido hacer”.
El PRI no está cruzado de brazos
El pasado 14 de junio, la dirigencia nacional del PRI informó a la opinión pública que interpuso una denuncia por extorsión ante la Procuraduría General de la República (PGR) contra José Luis Aquino Ponce (propietario de Frontera Televisión Network) y Francisco Javier Torres González.

Además, rechazó que el equipo de campaña de Enrique Peña Nieto hubiera firmado algún contrato con la televisora estadunidense para promover la figura del candidato presidencial por 56 millones de dólares.

En conferencia de prensa, el dirigente nacional del Revolucionario Institucional, Pedro Joaquín Coldwell, quien estuvo acompañado de Luis Videgaray, Edwin Lino y David López, señalados por Aquino como los interventores para establecer el supuesto acuerdo, rechazaron los dichos de éste al diario Reforma y a Carmen Aristegui en el noticiario radiofónico MVS Noticias primera edición.

Videgaray detalló que desde la mañana del miércoles 13 se enteraron por Aristegui que Aquino los había demandando ante la corte del distrito centro en California, Estados Unidos, por no pagarle 56 millones de dólares para la promoción del candidato presidencial priista en la Unión Americana.

Ante tal hecho, añadió, esta misma tarde el PRI presentó una denuncia ante la PGR por el delito de “extorsión”, ya que los servicios “nunca fueron solicitados”.

Al término de la conferencia de prensa se repartieron tres hojas en las que se detalla la denuncia, a cargo del apoderado legal del PRI, Gustavo Gerardo Ortiz Cobián. El documento –sin firma– tenía el sello de recibido en la Oficialía de Partes, a las 19:22 horas, con el folio 006568, pero sin ningún sello distintivo de la PGR.

“En virtud de que se ha intentado extorsionar a mi apoderante para hacer pagos de servicios que NUNCA fueron solicitados por la misma, pretendiendo obligar al pago con la amenaza que de lo contrario se verían en la necesidad de denunciar acciones legales, de investigación, civiles, penales, mediáticas u otras que resulten procedentes, dichas acciones podrían representar un grave riesgo legal, político y mediático en la coyuntura política actual”, se lee en la denuncia.

Y en el punto 7 establece que el pasado miércoles 13 llegó al PRI “copia simple de la carátula de notificación de supuesta demanda” en la corte de Estados Unidos”.

Al inicio de la conferencia, el director de Comunicación Social del PRI, David López, relató que entre el 11 y 12 de noviembre de 2011 recibió en las oficinas de precampaña de Peña Nieto a Alejandro Carrillo Garza, Hugo Vigues y Gisela Moral, para presentarles un plan de promoción de la figura del candidato presidencial en Estados Unidos, con un costo de 56 millones de dólares.

No obstante –dijo– el plan fue rechazado, en primer lugar, porque se prohíbe hacer campaña en otros países, y en segundo porque la ley no permite el uso de tales cantidades de dinero.

López dijo que de las tres personas mencionadas únicamente conocía a Gisela Moral, dado que tiene una revista y en diversas ocasiones le pidió publicidad del gobierno del Estado de México.

Por su parte, Videgaray explicó que después de esa ocasión no volvieron a ver a esas personas, sin embargo –agregó– el 4 de mayo Francisco Javier Torres González, apoderado de Aquino, acudió a las oficinas del PRI para amenazarlos de dar a conocer el supuesto acuerdo si no le entregaban 5 millones de dólares, “e incluso se presentó como integrantes de Inbursa, pero preguntamos al banco por él y ahí nos dijeron que no labora para ellos”, puntualizó. Al preguntarle por qué no se hizo la denuncia en ese momento, declaró que no se le dio importancia a la amenaza, debido a que la cantidad de 56 millones de dólares que se manejó, dijo, es “absurda”.

Videgaray también rechazó que Alejandro Carrillo Garza le hubiera prestado cinco de sus aviones a Peña Nieto para su campaña, como lo aseguró Aquino, y aclaró que las aeronaves que utiliza el candidato no son de aquel ni se las renta, pero que en su momento se informará ante el Instituto Federal Electora quien o cuál empresa las proporciona. Asimismo, informó que los tres involucrados en la demanda ante la corte –el secretario particular de Peña Nieto, Edwin Lino; el jefe de campaña, Luis Videgaray, y el coordinador de Comunicación Social del PRI, David López– harán una ampliación a la denuncia por el uso indebido de sus nombres.

Luego de asegurar que no conoce a ninguno de los que figuran en los contratos, en este caso Alejandro Carrillo Garza y José Aquino, el jefe de campaña del candidato presidencial atribuyó la denuncia a la guerra sucia, ya que Peña Nieto, sostuvo, “está arriba en todas las encuestas” y se está a tan solo 13 días de que concluyan las campañas electorales.





No hay comentarios:

Publicar un comentario