martes, 1 de septiembre de 2009

Desempleo


Fauna Política
Desempleo con el Presidente del Empleo
Por Rodolfo Herrera Charolet


Dice la conseja popular que “el prometer no empobrece, cumplir es lo que aniquila” y sucede que Felipe Calderón Hinojosa, como candidato a la Presidencia de la República, prometió ser el “Presidente del Empleo”. Sin embargo las circunstancias cambiantes de la política y la economía le han proporcionado a nuestro “presidente del empleo” –con minúsculas- un excelente pretexto para afirmar que no se pudo cumplir con la promesa de campaña, en el peor de los casos, ya es presidente y ahora la “bebemos o la derramamos”.
La falta de infraestructura en desarrollo tecnológico propio, el excesivo consumismo de artículos y alimentos chatarra, la falta de aplicación de políticas públicas debidamente sustentadas y sobre todo, la cultura del consumo antes que la del ahorro, con un excesivo proteccionismo hacia los bancos en contra de los inversionistas o deudores, son sin duda, algunos de los motivos por los cuales, no hay oportunidades de empleo.
En junio del 2009 el índice de desempleo nacional fue del 5.17 por ciento de la población económicamente activa (PEA), mayor al registrado en junio de 2008 que fue del 3.55 por ciento. Debe señalarse que el mentado índice se refiere únicamente a la medición de 32 principales centros urbanos del país.
Datos publicados por la asociación civil Jóvenes empresarios por México (Jemac) con apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), evidencian que en nuestro país, cerca de 44 millones de jóvenes dentro de la población económicamente activa se encuentran desempleados, estimándose que para el año 2020 esta cifra llegue a los 64 millones. La tasa de desempleo juvenil en México es significativa, además de ser una de las más altas en América Latina, pues el 41.4 por ciento de jóvenes de 15 a 24 años se encuentran desempleados, de las cuales 45.8 por ciento son mujeres mientras que el 38.3 son hombres.
El día de hoy (Sep. 01, 2009) Roy Campos, director general de la prestigiada empresa Consulta Mitofsky, afirma que el presidente Felipe Calderón “sufre su tercera caída más fuerte del sexenio al bajar 3 puntos porcentuales su nivel de aprobación respecto al trimestre anterior, no obstante lograr el 62% y mantenerse 4 trimestres arriba del 60%. Con respecto a su nivel de desaprobación, por segundo trimestre consecutivo crece llegando a 35%”.
Solo como una referencia el nivel de aprobación de sus antecesores; “los últimos cuatro presidentes de México han llegado a su décimo primer trimestre de gobierno con porcentajes de 60% o superiores, destacando el 81% de Carlos Salinas y el incremento de 11 puntos que lograba Ernesto Zedillo entre el mayo y agosto de 1997. En el caso de Vicente Fox, de manera similar a lo que observa Calderón, redujo 3 puntos su nivel de aprobación en el periodo equivalente”.
En materia de empleo la encuesta refleja que “casi 4 de cada 10 encuestados responden que sí tienen un familiar que se quedó sin su trabajo en los 3 meses previos, esta proporción es significativamente superior a la de hace un año”.
Estoy convencido, sin apasionamiento político partidista, que sin duda alguna Felipe Calderón si es el presidente del empleo, porque ha puesto a los mexicanos a buscar empleo. Lo que no dijo el presidente en su campaña, es que el empleo prometido sería NO remunerado.
Pues bien, a tres años de gobierno y en ocasión de la presentación de su informe de gobierno ante una nueva legislatura de diputados federales (LXI) para el bien de los mexicanos, deseo que al presidente Calderón le vaya bien, no importando que las encuestas lo califiquen peor o mejor. Así mismo, con tal de que a todo joven, todo padre de familia, todo adulto, tenga un empleo decoroso, acepto hacer promesa de no criticón ante todos los santos, en caso de que hagan el milagrito.
¿O no lo cree usted?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada