martes, 10 de marzo de 2009

Los trabajadores sigue perdiendo

Fauna Política

Y… nos volvieron a saquear

Por Rodolfo Herrera Charolet

Los trabajadores mexicanos afiliados al Sistema de Ahorro para el Retiro ya recibieron sus estados de cuenta que corresponden al segundo semestre del año 2008, para su sorpresa el mencionado documento solo lleva una cantidad con la leyenda "usted tiene en su ahorro para el retiro la cantidad de…". Sin hacer mención de los rendimientos, aportaciones y comisiones del periodo. Lo cual contraviene lo dispuesto en el artículo 37-A de la Ley de los Sistemas de Ahorro para el Retiro y que se reformó el 21 de enero de 2009, el cual establece:

I. Claridad en la presentación de la información contenida en los estados de cuenta que permita conocer la situación que guardan las cuentas individuales y las transacciones efectuadas por las administradoras y el trabajador en el periodo correspondiente;

II. La base para incorporar en los estados de cuenta las comisiones cobradas al trabajador por la prestación del servicio u operación de que se trate, las cuales se deberán expresar tanto en porcentaje como en moneda nacional, desagregando cada concepto de comisiones;

III. La información que deberán contener para permitir la comparación del Rendimiento Neto y las comisiones aplicadas por otras administradoras en operaciones afines;

IV. Los datos de localización y contacto con la unidad especializada que en términos de la Ley de Protección y Defensa al Usuario de Servicios Financieros deben mantener, para efectos de aclaraciones o reclamaciones vinculadas con el servicio o producto de que se trate, así como los plazos para presentarlas;

V. La información clara y detallada del monto de las aportaciones efectuadas y el Rendimiento Neto pagado en el período;

VI. El estado de las inversiones, las aportaciones patronales, del Estado y del trabajador, y el número de días de cotización registrado durante cada bimestre que comprenda el periodo del estado de cuenta, y

Si bien la institución administradora de los recursos, cumplió con el ordenamiento anterior que lo obligaba a informar al menos cada semestre –ahora lo debe realizar cuatrimestralmente. No lo hizo apegado a la normatividad ocultando información valiosa al trabajador. Posiblemente con la finalidad de ocultar las pérdidas sufridas en el año 2008 y que en el primer estado de cuenta de ese año, reflejó la pérdida de hasta el 60 por ciento de las aportaciones netas que debería obtener el trabajador.

Esa lamentable pérdida contradice el espíritu del ahorro y en daña severamente el patrimonio del trabajador, toda vez, que siendo ajeno a las decisiones de inversión, los bancos reflejaron ganancias por cobro de comisiones y pérdidas en los recursos ajenos. Dicho de la forma más simple. El único que reflejó pérdidas en sus inversiones fueron los inversionistas –trabajadores- Puesto que los administradores solo se concretaron a cobrar comisiones.

A pesar de la reciente modificación a la Ley de los sistemas de Ahorro para el Retiro, la protección del ahorro sigue siendo vulnerable, toda vez que dicho ordenamiento no garantiza rendimientos o seguridad en la inversión. Existiendo el riesgo de nuevas y novedosas formas de reportar pérdidas al arbitrio de los administradores –banqueros. Protegiendo una vez más al administrador del dinero que el que genera la riqueza que es precisamente el trabajador.

Ante tal circunstancia, parafraseando las célebres palabras de José López Portillo y Pacheco, cuando defendió el "peso como un perro". Y … nos volvieron a saquear.

¿O no lo cree usted?

Artículos relacionados con este tema:
http://rcharolet.blogspot.com/search/label/dinero

jueves, 5 de marzo de 2009

Letras Chiquitas

Fauna Política
Letras Chiquitas
Por Rodolfo Herrera Charolet
En un sondeo de opinión entre conocidos míos el 97 por ciento de ellos no leen los contratos que firman, cuando se trata de contratar SKY, Megacable, Telcel, Axtel, Blockbuster, Tarjeta Suburbia, Tarjeta Waltmart, Contratos de Tarjetas de Crédito Bancarias o de Ahorro, entre otras obligaciones. La mayoría, por no decir que todos, firman sin leer las letras chiquitas, que por cierto requieren lupa para poder hacerlo, puesto que la tipografía utilizada, en su mayoría, es Times New Roman a 7 o 6 puntos, cuando el estándar es de 12.
Sky, Megacable, Axtel, Telcel y Blockbuster acostumbran contratos que además de letras chiquitas agregan en la parte inferior un pagaré en blanco. Así como lo escucha, estas empresas además de asegurar a su cliente con un plazo forzoso se allegan la posibilidad de cobrar por la vía ejecutiva mercantil la cantidad que quieran al interés moratorio que deseen, puesto que sus clientes firman aquel pequeño pagaré que está en la parte inferior del contrato. Si usted lo duda, obsérvelo.
En cuanto a las instituciones bancarias, al firmar los contratos de crédito o no inconformarse en los siguientes 30 días de las modificaciones enviadas por correo, hacen posible el secuestro de los ingresos por nómina para pago de cualquier adeudo que se tenga con la institución. Puesto que una de las cláusulas determina que el “cliente” faculta al “banco” para cargar a su cuenta cualquier monto y cualquier tipo de adeudo que se tenga con la institución. En la práctica Santander y Bancomer ya realizan este tipo de artimañas.
Así mismo, las letras chiquitas enviadas en “adendum” al contrato, faculta a las instituciones bancarias a modificar sus comisiones que cobran, imponer nuevas o dejar sin efecto sus promociones, tal es el caso de HSBC que a partir de noviembre del 2008 cobrará una comisión por el no uso de la tarjeta de crédito. Dicho de otra forma, si el cliente, no paga intereses o comisiones, no realiza compras o disposiciones en efectivo, no tiene domiciliado pago automático a su tarjeta, tendrá que pagar una comisión por no haber cargos, inclusive pagará dicha comisión si solo hubo abonos (pagos de adeudo).
Walmart y otras empresas que promueven su tarjeta de “pagos chiquitos”, cobran intereses anuales que superan el 100%, convirtiendo el negocio de la tienda en una agiotista financiera permitida por las autoridades. Este abuso no está regulado por la Condusef en virtud de que no es una institución financiera y tampoco lo regula la Procuraduría Federal del Consumidor en virtud de que el contrato firmado, en cuanto al servicio financiero, está autorizado por el “cliente”. Dicho de otra forma, no existe, norma legal, que evite el abuso de esta empresa.
En el caso concreto de Walmart, los intereses se encuentran en el orden del 85% anual y en el caso de no pagar una mensualidad de compra sin intereses, las letras chiquitas establecen que pueden modificar las condiciones y el cliente a partir del mes siguiente pagará intereses por su compra, en una cuenta corriente que puede causar hasta el 85% de intereses.
Debe señalarse que una empresa del consorcio de Walmart lo es Suburbia quien cobra y promociona una tarjeta con el mismo trato a sus “clientes” por no decir “víctimas”.
Otros mecanismos de atraco o abuso, lo es la publicidad engañosa, práctica socorrida y poco regulada. En donde además de comisiones, pagos forzosos y pagarés con intereses abiertos y a capricho, la publicidad de un producto o servicio puede causar dolores de cabeza a los usuarios de tarjetas de crédito, como es el caso de Megacable que promociona su servicio del paquete básico de televisión por 199 pesos mensuales. Lo que no dice en su publicidad es que esta promoción es solo aplicable a clientes nuevos (que firman por un año forzoso) y que el precio es de los tres primeros meses, aplicando las “tarifas vigentes” a partir del cuarto, ni tampoco dicen que pueden modificar dichas tarifas al monto que quieran.
El problema de las letras chiquitas, parece no tener solución, si el poder legislativo no atiende la causa, que es precisamente la falta de ordenamientos legales adecuados y modernos. Evitando la creación de nuevas leyes, cuando deben modificarse las fundamentales.
¿O no lo cree usted?
Artículos relacionados con este tema: