viernes, 20 de octubre de 2006

"El mil amores" exige fidelidad


“Si las embrujara, mejor embrujo a Lucero, a Tatiana o a Niurka”

INTOLERANCIA / Karla Espinoza

“El mil amores” es un personaje que ha sido entrevistado muchas veces por los medios locales y hasta nacionales, sólo para que hable de sus predicciones políticas y de espectáculos. Ahora es diferente. Diego Gaona Ordaz, mejor conocido como “El mil amores”, platicó para Cambio sobre su vida. No predicciones. El hombre de las 18 mujeres, más las aventuras o voladitas, habla de cómo exige fidelidad.

Karla Espinoza (KE): ¿Desde cuándo es tan noviero?
Diego Gaona (DG): Desde chamaco. Desde jugando a la casita.
KE: ¿Qué les da?
DG: Nada. Es lo que dice la gente: “¿Qué cosa?” Si les diera algo, mejor le doy a Niurka, a Lucero o a Tatiana. Son signos magnéticos. Yo nunca le he hablado a una mujer. Ni sé cómo hacerlo.
KE: ¿Entonces, ellas le coquetean?
DG: Sí. Vienen y me buscan y me hablan. He tenido tres de escorpión, tres de tauro, tres de cáncer.
KE: ¿Cuáles son las peores?
DG: Las escorpión. ¡Ay madre santísima! He tenido pura chamaca. Nunca he tenido en mi repertorio a una señora mayor. Pura escuincla.
KE: ¿Qué edades tienen sus hijos, el mayor y el menor?
DG: ¡Uy, señorita! Ya soy bisabuelo. Cuando tenía 17 años tuve mi primer hijo. Haga usted la cuenta. Y el último fue el del 85 y se completaron los 27 hijos.
KE: ¿Ya decidió pararle?
DG: Pues sí, un poquito. Por la cuestión de la edad y aparte que con una copita no vaya a nacer un hijo, y como uno ya no está en sus buenos tiempos…
KE: ¿Pero los mantiene y los apoya?
DG: Un tanto, un tanto, ¿para qué voy a mentir?
KE: ¿Alguna vez tuvo una mujer posesiva que lo haya querido a usted nomás para ella?
DG: Ha habido muchas. Tengo una ahorita que cómo me pelea. Vaya, ha golpeado a la muchacha que me viene a buscar, la corretea. Ya le dije que está prohibido que venga, pero nació sábado, y es aries y es necia. La que tengo es escorpión y me quiere para ella solita.
KE: ¿Qué es lo que más le gusta de una mujer?
DG: Que sea obediente y sincera. Lo demás, feas, no importa. Antes que tenía tres, las vestía del mismo color, compraba zapatos Canadá, y Canadá todas. Que televisión a color, todas televisión a colores.
KE: ¿Parejo para las tres?
DG: Parejas. Cuando iba al almacén ya me conocían y pedía nueve metros de la misma tela, y le daba a cada una tres metros para que se lo hicieran como quisieran. Menos zancona, eso sí. Debajo de la rodilla. ¡Cuidado! Me han preguntado que cuál es mi virtud: el amor.
KE: ¿Entonces es una persona amorosa?
DG: Eso sí. No le puedes dar a una más que a la otra. Parejas. Cuando tenía a las tres: dos días aquí, dos días allá, y dos días acá, y mi tiempo libre andaba en la calle con otras.
KE: ¿Se considera machista?
DG: No, machista no. No me gusta golpear ni nada de esas cosas.
KE: ¿Si usted no es fiel, exige fidelidad?
DG: Exactamente, claro. Porque mire, la mujer que tiene dos, tres… híjole. Y en el hombre no pasa de que es un cabrón. Pero en una mujer no. En una familia la mamá es la que se debe portar bien y debe ser una persona intachable. En la mujer sí es malo, hija. Los hombres no se embarazan, las mujeres sí.
KE: ¿Quién le puso “El mil amores”?
DG: En la cárcel. Cayendo en la cárcel, la mayor parte me iban a visitar puras mujeres. Caí ahí por cosas del amor, porque me llevaba a una muchacha y me acusaron…
KE: Por delitos pasionales…
DG: Pues sí, puras de esas cosas. Ya llegaban las muchachas y me gritaban: “¡Ese Gaona a la reja!”, y a cada rato iban muchachas que me llevaban comida, a jugar baraja. Y ya me empezaron a gritar: “¡Ese mil amores!”.
KE: ¿Está orgulloso de su apodo?
DG: Es bonito, pero no tanto. Dice mucha gente que tener dos, tres, cuatro mujeres es una gracia. Es una desgracia señorita. Una desgracia por la manutención.
KE: ¿Usted como pareja es cariñoso, amoroso, apasionado, tierno?
DG: Hay que hacer evolucionar a la mujer. Nomás chun, chun, chun y ya, queda uno satisfecho. ¿Y la pobre mujer? Pero haciéndole dos, tres orgasmos, ¡híjole, hasta te mantiene, compadre!
KE: ¿Y lo logra?
DG: Sí como no. Bueno, ahora me acostumbré al brandy, otros con tequila. He tenido vecinas que a todo dar, con Viagra, Cyalis, Levitra, pero bueno, cuando uno está bueno del corazón. Pero lo que más ayuda es el alcohol. Pero dos o tres cubitas. ¡Uta con eso!, ¡hijo de la maneca, dilatas…!
KE: ¿Es un tigre en la cama entonces?
DG: Pues un poco. Tengo 74 años.
KE: Y se ve rozagante.
DG: Si, ‘ora no hacer muinas, corajes. No meterse drogas, comadrita. Las muinas lo acaban a uno.
KE: ¿Nació con un don?
DG: Puede ser, un poquito, pero es pura inteligencia. Los virgo somos muy inteligentes, nos rige mercurio, por eso somos un poquito chismosos y no nos cansamos de hablar. Porque somos mensajeros de los dioses. Ora soy año gallo, y los gallos tienen capacidad para predecir. Los gallos son para prever, por eso cantan en la mañana temprano para despertar a la gente.
KE: ¿Entonces cómo le llegan los mensajes, las predicciones?
DG: Bueno, es a base de observaciones, si pone uno cierto cuidado. Un 90 por ciento dan las facultades de la ciencia astrológica.
KE: ¿Y cuántos años lleva haciendo esto?
DG: Más de 40 años, comadrita; más de 40 años orientando a la gente. Hay mucha gente que dicen que la están embrujando. Los callo y que me digan su fecha de nacimiento, y les digo qué pasa. Que no los engañen, ni les saquen dinero de que están embrujados, o le están echando tierra de panteón. Si eso existiera me encargaba de embrujar a todos los malosos.
KE: ¿Es decir que los hechizos no existen?
DG: Claro que no. Dicen que embrujo a las mujeres. Si las embrujara, hubiera embrujado a Lucero, a Tatiana, a Niurka o a la más ricota de por acá. Son influencias de los astros. Es pura mentira y charlatanería.
KE: ¿Estamos regidos por los astros?
DG: Cada quien tiene sus enfermedades, nuestros años buenos, malos. El nombre significa mucho, la numerología también.
KE: ¿Cómo nace la idea de construir su castillo?
DG: Este castillo está hecho a base de pura luna llena y creciente. Es un gusto. Quizá haya un poco de la reencarnación… me han sacado hasta que parezco el “Sultán Descalzo”, porque tenía yo cinco mujeres y una amante. Si tengo 11 mujeres hasta los pies voy a andar descalzo y me pongo un anillo en cada dedo.
KE: Pero a ver… ¿está casado con las 18?
DG: No. Nunca me he casado. ¿Para qué jura uno un amor eterno, un amor sincero y fiel si se mete uno en problemas después? Y más un signo como el mío, yo nací un día viernes, soy gallo y soy virgo. Todos los virgos somos muy atractivos, a donde quiera que vamos. Yo voy a una fiesta, y mi señora se encela y las mujeres se me acercan.
KE: ¿Entonces, virgo se caracteriza por atractivo?
DG: ¡Ah!, sí cómo no. Hombre y mujer. ¿Cuántos artistas no son virgo? ¡Útale! Thalía, Daniela Romo, Cantinflas, Silvia Pinal. “Tin-Tán” es virgo. Los virgos somos el segundo signo magnético.
KE: ¿Y el primero?
DG: Leo. Magnetismo. Luego sigue virgo. ¿Tú eres virgo?
KE: No, tauro. Pero cuénteme del castillo. ¿Cómo que lo construyó con base a la luna llena?
DG: Pura luna creciente y llena. En menguante no se hace nada porque no rinde. Compra usted 50 kilos de cemento. No se van a volver 51, pero hay un factor que lo hace rendir. Compra en menguante y no alcanza. Por eso es magnético y viene gente de todo el mundo. Muchos extranjeros sacan fotos, ¿por qué? Porque tiene magnetismo. Aunque si lo ve bien está rechueco y mal hecho. Pero antiguamente así se hacían las construcciones y las conquistas. No cualquier momento se aventaban a la guerra. Hittler, Colón, Hernán Cortés tuvieron astrólogos y se han regido por la astrología. (…) Son las fases lunares las que nos rigen en la vida.
KE: ¿Qué personalidades han venido a buscarlo?
DG: ¡Uy, cantidad! Presidentes municipales de acá de Cholula. A Pericles Olivares le dije que no iba a ganar pa’ presidente y si ganaba que me metiera a la cárcel por mentiroso. A Óscar Aguilar le dije que tampoco iba a ganar el Senado. Le dije a Luis Paredes que se cuidara, y ya ve qué problemas tuvo. Hace un año que estuvo malo, ya está en su año tranquilo, ya se está acercando.
KE: ¿Y cada cuánto hace sus estadísticas?
DG: Cada Cabañuelas. Ya nadie estudia las Cabañuelas.
KE: ¿Qué son?
DG: Los solsticios y hay que ver qué astros van pasando. Las Cabañuelas son los 12 días primeros de enero. El primer día no corresponde a capricornio, sino a aries. Si ese día está feo, nublado, con vientos, el signo de aries pasará pesares. El día dos, corresponde a tauro. Si ese día amanece bonito, soleado, quiere decir que ése va a pasar a todo dar. Eso se hacía antiguamente. Se observaba todo.
KE: ¿Cómo le hace con las predicciones negativas?
DG: Les digo. Pero no hacen caso.
KE: Veo que le gustan mucho los leones.
DG: El león representa el poder y la fuerza. Desde los egipcios en los palacios, desde la entrada en los pórticos de los pueblos hartas efigies de leones para que uno quedara bajo la dominación. El león simboliza el sol. Yo tuve hasta leones vivos.
KE: ¿Y por qué?
DG: Es un animal que me impresiona mucho por el factor de su mirada, como los gatos. Tienen un poder hipnótico bien duro. El león simboliza en muchos negocios la corona. Aquí tengo leones con mi negocio.
KE: ¿Cuál ha sido la satisfacción más grande que le ha dejado su trabajo?
DG: Todavía no hay. No ha llegado.
KE: ¿Se ha equivocado alguna vez?
DG: Yo creo que sí. Una que otra. ¿Para que decirle que no? Hay que estudiar mucho.
KE: ¿Quién vive con usted?
DG: Una señora.
KE: ¿Una nomás?
DG: Ahorita nomás una. Y la muchacha con la que ando y ya. Tenía yo más. Pero ya.
KE: ¿Qué planes tiene?
DG: De aquí a un año volverme a juntar otra vez.
KE: ¿Con otra?
DG: Con otra.
KE: ¿Y a los 74 años que tiene, como cuántas novias ha tenido?
DG: ¡Uy, Jesús y María! Bueno, he tenido 18 esposas de pie.
KE: ¿Cómo de pie?
DG: De estar un año de perdida. Un mes, dos meses, ésas no cuentan, son aventuras. Unos dicen que han tenido 30 o 40. ¿Las mantuviste? No. Eso no cuenta, compadre. Esas son voladitas.
KE: ¿Y usted las mantuvo?
DG: Sí. 18 Mujeres, 27 hijos, 72 habitaciones. Yo llevo el número nueve. Y si hago otra habitación, tengo que hacer otras nueve, y serían 81. Si me junto con otra esposa, pero ya de pie, me tengo que juntar con otras nueve. Y no es ni una manda ni promesa. Todo lo cuento en nueve.
KE: ¿Cómo le hace para estar tan jovial?
DG: La longevidad de vida la da descansar, dormir. El amor no acaba a la persona. Al contrario da vida. Una persona que hace el amor es feliz. Si no hay amor sexual, anda todo atontado, achochado…
KE: ¿Entonces el sexo lo mantiene vivo?
DG: Sí, y la juventud. De que he tenido puras chamacas jóvenes conmigo. Yo tengo 74 y me junto con una de 70 me achocho, ¡no! Y con una joven hasta me esponjo.