lunes, 22 de marzo de 2004

Una negligencia médica más

Fuente: Noticieros Televisa
Wendy Areli, de 11 años, fue rechazada de tres hospitales públicos del DF; llegó a una casa acondicionada como hospital, donde falleció por falta de oxígeno

CIUDAD DE MÉXICO, México, mar. 22, 2004.- Los servicios de salud para las personas de escasos recursos siguen dando de que hablar en la Ciudad de México, una niña de 11 años murió a causa de eso.
Hace cuatro días, Andrés Ríos Aguirre y su esposa Yadira Gómez se vieron obligados a internar a su hija Wendy Areli, de apenas 11 años de edad, en la Clínica San Marcos, una casa acondicionada como hospital.
Antes de internar a Wendy en la Clínica San Marcos acudieron al Hospital General de Atizapán, al Hospital de Iguarán, al Hospital General de la Ciudad de México y al Hospital Infantil Federico Gómez.
La respuesta siempre fue la misma.
“Fuimos a todos los hospitales y ninguno sirvió para ayudarnos, deben de atender a quien necesita la ayuda, mi niña quería salvarse, ¿Porqué no me la admitieron? ¿Porqué me la rechazaron?”.
Esta madrugada Wendy falleció; se trató de una negligencia médica.
El padre de la niña asegura que se acabo el tanque del oxígeno.
A causa de eso se murió, ninguna de las enfermeras se acercó a los familiares de Wendy, sólo llenaban reportes médicos.
La Clínica San Marcos, ubicada en la calle Guadalupe Victoria, de la colonia Margarita Maza de Juárez, en el municipio de Atizapán, ni siquiera cuenta con un directorio médico completo.